Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

viernes, 23 de julio de 2010

Trampeando en el Monopoly.


La única forma de evaluar a quienes trabajan por y para la calidad es en base a la calidad en sus resultados ...Y con estas palabras abro la publicación de hoy.


Es muy (muy) fácil condenar la capacidad y no la mediocridad (por muy retorcido que suene), y esta tendencia viene a ser directamente proporcional con el grado de ganas que la persona en cuestión aplica en su vida por hacer y ganarse las cosas bien. En casos particulares, en discusiones cotidianas, esto se ve evidenciado tanto en la forma en que algunos se expresan, como en el mensaje con el que parecen estar de acuerdo. A mi parecer un ejemplo claro es cuando se toca el tema de los Monopolios y las llamadas empresas monopolistas o macro-empresas.

Entrando en el tema, un monopolio es una situación donde una industria o empresa posee la mayor parte del poder en la producción y venta de un producto determinado en el mercado. Es decir, una empresa lidera el mercado por encima de las demás, habiéndose ganado un grado de privilegio en cuanto a producción y comercialización de sus productos.

Esto, al parecer, resulta horrible y despiadado para muchos. Argumentan que los monopolios impiden el surgimiento de la competencia y que la maldad de las empresas grandes apabullando a las pequeñas.

¿La solución estatista? Poner limites u obligaciones a las empresas, o directamente nacionalizar. Es decir, que el estado sea el único dueño del servicio (Si, un monopolio) prohibiendo directamente, a punta de fuerza bruta, que exista ningún competidor. Sorprendentemente esto si les resulta moral.

Ahora bien ¿Es negativa la existencia de monopolios? poniendo a mi país como ejemplo, puede si haber algo de malo con esto. Ellos saben que esta mal que el abastecimiento de un país este en manos de una sola empresa, pero lo que condenan no es la falta de producción o la ineptitud de la competencia, sino que demuestran su terror inconsciente de que ese único productor decida ejercer su libertad de producir o dejar de hacerlo. No gritan en busca de nuevas mentes productoras, sino como ladrones o saqueadores que piden que la libertad se suprima y que se les arrebaten a los capaces todos sus logros para así poder mantener a los mediocres. Protestan, no en pro de una libre competencia empresarial en la que no se ofrezca ventaja alguna a los productores, sino más bien en peticion de amarras y penitencias para desequilibrar la balanza a favor o en contra de algunos.

En Venezuela el caso de la Polar es más que representativo y perfecto para ejemplificar. Las empresas Polar son las mayor corporación de alimentos en Venezuela.Básicamente son dueños del mercado alimenticio en el país, pero se han ganado ciertos enemigos por parte del gobierno y sus simpatizantes por supuestos casos de corrupción, El gobierno los acusa de acaparadores y de jugar a la especulacion para aumentar deliberadamente los precios y abusar de la escacez del mercado. ¿La solución propuesta para combatir la irregularidad de la Polar?: no fue precisamente competir con ellos, o hacer mejores productos, sino saquearlos. El interes no radica en dar una leccion en contra de la corrupcion, sino generar mas de ella. No es un descontento provocado por los tramposos sino porque fallan las herramientas para poder mantener todo bajo control y la produccion latente sin necesidad de hacer nada, sino depender de un solo grupo.

Hay que quebrar a la polar, parecieran querer decir en cada discurso ¨patriótico¨.



Bien, yo quiero que quiebre la Polar, pero no de esa forma vandálica que promueven los "idealistas" de izquierda, no mediante el robo, sino mediante una competencia feroz (si, la misma que aplica la polar). que surjan empresas que usen su iniciativa, trabajo, capacidad y calidad como única arma para destruirlos, que busquen arrebatarles el mercado en un duelo donde ambos traten de ser mejor que el rival... justo eso que llamamos mercado, y que al final nuestro país quede convertido en una batalla campal de empresas donde el resultado lo decida el consumidor, al llegar a la tienda y encontrar docenas de productos a elegir, no basándose en la necesidad, sino en cual es el mejor.

La única forma ética de combatir a un comerciante que consideramos vende a precios exagerados es no comerciando con ellos. La única salida a un mercado que consideramos injusto, es la competencia. Pretender que un comerciante venda al precio que otros disponga, si que es un robo. Nadie tiene potestad sobre lo que otros producen, pues cada quién es dueño de lo que trabaja, y querer afirmar lo contrario equivale a estár a favor de la esclavitud.

Pero al parecer la mentalidad estatista concuerda con la idea. En nuestro país el gobierno y el hampa comparten la misma premisa: creerse dueños de lo producido por otros y arrebatarlo a la fueza.

La miseria se combate con la producción y el trabajo, no con la fuerza bruta del incapaz que no comprende por qué los capaces no desean mantenerlo. De la mano de la razón y no del miedo y el facilismo y de esa mala costumbre de dejarle a ¨alguien¨ la responsabilidad de mantener las cosas funcionando a costa de lo que sea.

Que una industria se expanda mediante su habilidad para trabajar y pensar ( es decir, mereciendolo) no puede ser condenado. Malos son quienes temen a las mentes, mala es la desgana y la ineptitud colectiva que acaba en la dependencia y esclavización de los pocos entes que funcionan bien. Lo malo es que, de un país entero, una sola empresa sepa como manejarse competitivamente y que no existan contrincantes reales, hábiles ni capaces de hacerle frente a menos que sea mediante leyes o disposiciones de esas que se encargan de retener a los rápidos mientras los lentos los alcanzan. por otro lado el gobierno se encarga solo de pensar en como poner trampas y manipular las reglas del juego, ya sea a favor de los incapaces o de otros corrupto.

Lo incorrecto es que se incline una balanza a favor de unos u otros, no mediante el poder de la capacidad, sino el de la necesidad y la fuerza bruta. Ayn Rand sugeria que "Nadie deberia tener el derecho, ni empleados ni empleadores, a usar la coacción y la fuerza estatal para asegurarse sus propias necesidades". No solo la respaldo, a lo que a mi respecta resultan igual de baratos y desleales el empresario que se encarga de reducir a sus rivales y obtener ganancias mediante el fraude y la corrupción, como el obrero en busca de esas oportunidades obligatorias, o mejor dicho, las disposiciones legales que dan prioridades a algunos y obligan a otros a dejarse ganar para no herir sentimientos ajenos, ( Aunque no lo querían llamar de esa forma).

Hay que dudar del juicio de quienes consideran la virtud de otros como un impedimento para ellos, de los que dicen que a los aptos debe ponerseles un alto para que no dejen muy atras a los demás, con el fin de lograr la¨ igualdad¨, pues esa igualdad solo lleva a una cosa: Ineficiencia. La verdadera igualdad se logra luchando de tú a tú, aspirando siempre a más que los demás, y tomando la capacidad ajena como incentivo para mejorar, no como agente desmoralizante. Eso es mas bien patético.


Firma: Si el juez es el consumidor, ¿como dudar del merecimiento de una empresa monopolizadora de un mercado, si fue puesta ahí precisamente en base a su calidad, por no necesitar de limosnas ni ayudas para ser un rival digno de competir, por ser los mejores y por darnos la calidad y el respeto que merecemos como compradores?.

Como diria Ayn Rand: "El publico podra siempre disminuir los beneficios, negandose a adquirir los productos, de cualquier otra manera es un saqueo..."

Un estado que todo lo expropia y que maneja la economia por su cuenta, es lo mismo que un monopolio. La unica diferencia es que un empresario usa su dinero para invertir en su empresa, el gobierno usa nuestro dinero de impuestos, se roba las intalaciones, y nos vende los productos como si nos los estuviera regalando, pero los pagamos dos veces. Analicemos un poquito más.


Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog