Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

domingo, 15 de agosto de 2010

¿Radica la felicidad en la ignorancia?




El famoso Freud afirmaba que "Hay dos maneras de ser feliz en la vida, Una es hacerse el idiota y la otra, serlo". Hoy voy a debatirle eso.

La pregunta sería: ¿De que forma podemos vivir en estupidez permanente? . Nuestro mundo moderno está lleno de implementos y facilidades fruto de la innovación y el conocimiento, que permiten que nuestro día a día sea cada vez menos complicado. El automovil, el teléfono, el avión, la computadora, el internet...Todos estos han sido inventos de mentes maravillosas, de individuos que decidieron no vivir en la oscuridad de la ignorancia y demostrarle al mundo la virtud de la razón. Es muy fácil, ahora, vivir sin producir, sin pensar ni crear, gracias a que mentes brillantes como las de un Copérnico, un Eistein, un Grahan Bell o un Bill Gates van a seguir pensando día a día. Esa, la mentalidad parasitaria de vivir según los pensamientos de otros y limitarnos a disfrutar de sus frutos.

¿Donde estaríamos si dichos genios se hubieran "relajado" y al igual que sus hermanos en sociedad, hubieran decidido que la ignorancia era más cómoda? En las cavernas, seguramente. Sin embargo, ese no fue el hecho, y algunos "filósofos" han querido borrar esa posibilidad, ofreciendole al hombre la tentadora idea de no hacer nada. Por supuesto, una masa ignorante es también una masa manipulable. 

Sin embargo, dejando a un lado la vida del hombre en sociedad, y suponiendo que en la vida puedas conseguir todas las facilidades para poderla pasar sin tener que preocuparte por pensar por nada. ¿Qué te impediría ser feliz? ¿Como puede una forma de vida relajada y ausente de complicaciones llevarnos al fracaso y la enfermedad?:

Es común oír decir que pensar demasiado es complicarse la vida, que mientras más uno conoce y más aprende, más desilusiones obtiene. Que es mejor vivir una vida "relajada" y no "comernos demasiado la cabeza" pensando en asuntos complicados. Que el tonto vive mas feliz ignorando los males del mundo. Que para ser feliz hay que abandonar a la razón y dedicarse a las cosas "sencillas de la vida".

La pregunta es, ¿Puede un hombre ignorante ser realmente feliz, o simplemente trata desesperadamente de serlo? ¿En que medida el auto engaño y la evasión a la realidad deben participar entonces en la vida de un ser que pretende la satisfacción personal dejando a un lado su cerebro?. ¿Puede un hombre conseguir alguna virtud negandose a hacer uso de su herramienta de supervivencia? 

Debo aclarar: Reconociendo un poco que la medida en que se pueda calcular la felicidad ajena es subjetiva, (Yo no calcular de manera tangible cuan feliz es mi mama, o mi novia si ellas no me lo expresan o dan rasgos que lo demuestren y hasta resulta azaroso interpretar de manera correcta esas "características de felicidad") Lo que pretendo es dar mi vision objetiva sobre por que considero que esa manera en que pretenden ganar la felicidad es una contradicción y un fraude. Plantearme demostrar si los tontos pasan o no momentos alegres resulta una tarea digna de psicoanálista, que bien puede dar en el blanco como no, pero esa no es mi intencion. Objetivamente hablando, solo uno mismo es capaz de medir si se es o no feliz, ahora bien, ¿Somos felices así o solo conseguimos vivir una pretencion inestable? Esta es la pregunta que tratare contestar.

Para empezar hay que definir bien el concepto de felicidad. La pregunta del millón: ¿Que es la felicidad? ¿En que consiste ser feliz?

Sabemos que la felicidad es un estado de animo, en el que se entremezclan la satisfacción con la alegría y que nos abre a una agradable percepción de la vida. La mayoría de los pensadores a través de la historia han estado de acuerdo con que es precisamente, este estado de animo, la mas alta virtud alcanzable por el hombre, el propósito de existir: Ser feliz.

Ahora bien,¿cómo alcanzarla? (el punto más importante). De los valores que se han considerados necesarios para el logro de esta, y al respecto de la perspectiva acerca de la vida que, según, hay que tener si se desea ser feliz, hay en realidad muchas opiniones y muchas discrepancias. Esto hay que verlo tomando en cuenta que la percepción de la vida varía según las personas, y con ella su modo de definir la felicidad.

Las creencias son tan variadas que van desde el pensamiento de que la felicidad se consigue únicamente mediante la razón hasta los que creen que es precisamente eso lo que debe suprimirse y que uno debe es entregarse a la fé. De los que la búsqueda de la felicidad ajena como única forma de satisfacción propia hasta los que ven necesaria una plena satisfacción de los caprichos irracionales. De quienes creen que la felicidad hay que ganársela hasta los que opinan que debería ser in-nata. E incluso, aquellos que se decantan en que la verdadera felicidad no llega sino despues de la muerte (Por desgracia no tienen muchos testigos de que sea eso verdad)

De cualquier manera, (Sin tomar en cuenta todos los factores que pueden influir en un ser humano, como sus deseos, la influencia social, la salud, el azar y demás que pudieran influir en su felicidad,) una de las ideas mas aceptadas y difundidas en la actualidad, (y seguida al pie de la letra en países como el mio ) es que la vida hay que vivirla de manera sencilla, con el menor numero de preocupaciones, disfrutando de los detalles simples que nos da y negandonos a evaluar las cosas complicadas. ¿Que son esos detalles?, Ellos los enumeran como la familia, la naturaleza, unas buenas cervezas los fines de semana, un trabajo que de suficiente dinero para gastarlo en placeres. ¿Cuales las cosas complicadas que hay que evadir? Probablemente que las cosas no adoptan un significado por si solas. Quienes repiten esto son la típica clase de gente que asegurara ser feliz con poco, dejando a un lado el esfuerzo y las preocupaciones, dándole off a los problemas de la mente, por que todo es demasido complicado y lo normal es tomar atajos. Curioso es, que la mayoría de estas personas terminan por aceptar en su vejez que algo les falto en sus vidas.

Algunos buscan la felicidad actuando de esa manera, y proclamando la necesidad de los amigos, pareja o familia...Pero se dan los casos en que incluso estando (o creyendo estar) en aparentemente buena compañía, no se consigue la felicidad, ni se disfruta plenamente, llegando a sentirse vacíos y exclamando que la verdadera amistad o el verdadero amor no existen, motivados por su fracaso personal. Pero el amor y la amistad si existen, únicamente que no son gratis, y no cualquiera puede brindarnos esos valores, pero para seleccionar a las personas según una escala de valores, hace falta pensar, no solo necesitar.

Otros creen entonces, que es con la búsqueda de lujos y comodidades, pero incluso quienes logran amasar fortunas aseguran padecer de depresiones (Dando pie a uno de esos prefabricados dichos populares que tantas veces se repiten, como si únicamente por decirlo fueran una verdad absoluta: que el dinero no compra la felicidad) Lo que los lleva, nuevamente, a la inversión de su dinero en placeres vanales para sustituir con excesos su falta de alegría. Ellos creian que el dinero y los objetos les llegarían con significado, dicho en modo de ejemplo, ellos pensaban que al comprar el carro, el carro les recordaría a donde querian dirigirse, pero el carro necesita un chófer. En este caso, el dinero es solo un vehiculo vacio si cae en manos de alguien sin propositos.

Ambas clases de personas terminan abogando a los placeres, a las celebraciones sin motivos (por que debería tener motivo una celebración- dicen- "la vida es para celebrarla!". Al simple disfrute carnal, pues, les han enseñado que se puede ser feliz atendiendo solo al cuerpo y dejando la mente de lado. " La juventud hay que vivirla con estupidez, el alcohol y el sexo es lo único que realmente importa", "¿Personalidad? ¿ carácter? se como el resto, disfruta como el resto, no seas antisocial". Si la vida no es un compendio de verdades en una realidad, sino el conjunto de muchas mentiras que pretendes proteger a toda costa, si tu felicidad es una abstracción inestable construida con bloques imaginarios sobre unas bases imaginarias, un sentimiento tomado prestado que en cualquier momento se te puede arrebatar, entonces el auto-engaño y la negacion de saber son la unica forma que tienes para proteger esa felicidad.

Ellos no saben el motivo de su posterior desdicha, no inventaron las reglas del juego, siempre les han dicho que había que ser feliz, pero les explicaron que la felicidad era gratis e intrínseca, y asumieron que la ambición por conocer, mejorar y el procurar el significado de las cosas eran pensamientos obsoletos. Para ellos la felicidad y los sentimientos en general son cuestiones meramente instintivas, casi animales, carentes de análisis posible.

...¿Y por que no creerlo? en un mundo en que nos enseñan desde pequeños que "ojos que no ven corazón que no siente", que la mente nada tiene que ver con los sentimientos, y que estos funcionan aparte, fuera de la lógica, de manera inesperada e incalculada. Que le gente no sabe ni sabrá de donde salen sus sentimientos, pero que la única alternativa es seguirlos. Que la lógica es inútil, y solo sirve para disipar humos y maldades que nos harán caer en cuenta de la fealdad de la vida. Entonces lo ilógico y lo incierto son las herramientas para ser felices.

Un mundo donde nos cegamos a aceptar nuestra responsabilidad para con nuestra existencia, donde esperamos que los sentimientos vayan y vengan por si solos como una norma inquebrantable, y sin un patrón definido de acción, donde todo resulte subjetivo y engañoso y que sean otros los que aporten las ideas para todos. Es el único mundo donde un tonto puede tratar de ser feliz. Rehusar la razón es casi lo mismo que colocar una soga en nuestros cuellos y saltar de la silla. Si no sabemos de donde provienen nuestros sentimientos, si no sabemos lo que queremos sino que esperamos que un mundo misterioso nos otorgue las cosas y además les de un significado por nosotros, entonces nuestra búsqueda de la felicidad se ve limitada a la búsqueda de los placeres. Y los placeres tienen la peculiaridad de aburrir, por lo que uno generalmente va haciendo incremento en su uso y buscando cada vez placeres mas excitantes y estimulantes. Fácilmente pudiendo pasar del cigarrillo y el alcohol a las drogas, del sexo promiscuo a la vida en los prostíbulos, de la búsqueda de emociones fuertes a la violencia y el asesinato. Y como resultado el sin numero de enfermedades mentales que se le achacan a cada una de estas conductas.

****
El hombre por naturaleza desea hacer las cosas bien, progresar. Al lanzarnos a una vida facilista, renunciamos a buscar un propósito de acción en nuestras vidas, y el precio que pagamos es adoptar los propósitos que otros nos impongan según nuestra ignorancia se los permita. A mayor ignorancia, menos control tenemos de nuestras vidas y mas lo cedemos a otros que bien podrían inducirla al desastre. Además, por la misma carecía de metas, nos volvemos, de cierta manera, seres estáticos, sumergidos en una vida demás cíclica y repetitiva, y como he dicho, limitada a la búsqueda de fuertes emociones.

No puedo afirmar que la ignorancia como función de placebo pueda o no servirles para sentir alegría en determinados momentos de sus vidas, pero si se que, si no se desea ser un infeliz hay que aceptar plenamente la realidad y tener una visión objetiva y racional.de ella. Hay que definir lo que somos y estar conscientes del mundo que nos rodea, tenemos que saber que queremos, y como pensamos obtenerlo. Aceptar que el mundo es complicado nos evita llevarnos decepciones mayores, sin necesidad de engañarnos o de voltear a otro lado para fingir que no suceden las cosas, con la virtud de que al estar conscientes sabremos también como luchar contra ellas.

¿La verdadera vía a la auto-realización y satisfacción personal es la que se alcanza con la razón, la inteligencia y el pleno control de uno mismo y la situación que nos rodea? .¿La creencia de que mediante control de nuestra mente, obtenemos unos sentimientos genuinos y de acorde a nuestros valores?. No se si sera la única, pero ciertamente es a prueba de errores.

La felicidad no se obtiene negando la realidad sino afrontandola. Sabiendo que lo que hacemos lo hacemos bien, de forma ética, de manera que de ninguna forma se pueda refutar que nuestros resultados sean nuestros. Ese sentido de poseer la vida, de tenerla agarrada por las patas que se consigue forjando una mente, unos valores y una auto-estima impenetrable e intransigente, de sentirnos con una motivo en la vida, y de sentirnos capaces de conseguirlo. Cuestionando, preguntando con el fin de saber de esta vida todo cuanto podamos, guiados por nuestra intención de ser mejores personas. Si esto no te hace inmensamente feliz, al menos ayuda bastante, y llevaras una gran ventaja con respecto a los desertores de la mente y el espíritu.

Saber, ¿porque?, ¿como? y ¿que es? lo que nos provoca la felicidad de estar en presencia de esa persona, ese algo, o esa situación en particular es mas productivo (y realmente menos dañino) para nosotros que asumir que la felicidad debe llegar por "necesitarla" y esperar a que nuestros sentimientos se activen solos. Como la persona que diariamente escucha en su circulo social y en la televisión de relaciones amorosas que se engendran de la nada y en base a nada, simplemente por que es un sentimiento, y que como resultado se siente frustrada y deprimida preguntándose: "¿Si no se ama por nada en particular, entonces por que aman a todos menos a mi?".

hay que tener metas, un objetivo que nos permita dirigir nuestra vida en linea rectas para llegar a ser lo que queremos ser, siempre fieles a nuestra escencia, siendo auténticos con nosotros mismos, sabiendo que nuestras emociones van dirigidas a algo en especial, e ir en búsqueda de ese algo.Por supuesto que el solo hecho de ostentar una meta no conseguimos la felicidad, tenemos que primero estar conscientes de que solo se puede disfrutar únicamente aquello nos ganamos de forma merecida, o aquello que se nos otorga por el aprecio a la forma en la que somos. De manera que hay que luchar por conseguir las cosas que nos harán felices, y solo así podemos hacerlas verdadera y propiamente nuestras.

Nunca estamos excentos a las desgracias, al fracaso o las desilusiones, y el resto de esas cosas que atentan nuestra felicidad. Algunos lo afrontan con apoyo, o convenciéndose con esperanzas basadas en misticismos abstractos y sobrenaturales. Yo digo que ayuda bastante la auto-estima que confiere saberse dueño y conocedor de la propia vida.


Firma: ¿Como se puede llegar a ser feliz sin conocer lo maravilloso y complicado que es nuestro universo, nuestra historia milenaria, nuestras culturas, nuestras creaciones y nuestros errores?...Sin descubrir lo maravillosa que es nuestra mente....sin descubrir ¿quienes somos?.



¿Ustedes los filósofos del conformismo, le dirian a toda la humanidad que se abogara a la ignorancia en busca de la felicidad? ¿ podrían vivir con los resultados? . Los hombres ignorantes pretenden ser felices de esa manera porque saben que hay otras mentes pensando por ellos, ¿pero que sucedería si todos nos sumieramos en un estado de permanente borrachera? Si nadie hiciera nada por el progreso, y aquellos que planearon vivir su vida en estupidez, ya no tuvieran a nadie listo cubriéndole las espaldas o produciendo todos esos inventos y comodidades de los que tanto depende el cómodo facilista?


La frase de Freud, más que un sarcasmo, me parece una inmoralidad. La felicidad verdadera no la podría alcanzar nunca mediante la ignorancia y la miseria de mi mente, y menos a costa de la estupidez de otros. La ausencia de dolor y desgracias no es lo mismo que felicidad.

Este tipo fue feliz mientras no supo el significado de su camisa, al conocerlo probablemente se sintio como un soberano imbecil. Eso no significa que la ignorancia haga la felicidad, eso significa que una felicidad construida sobre ignorancia es debil y perecera ante la inminente evidencia de la verdad.Se puede pretender ser, pero nunca igualar la verdad mediante la farsa.


Carl Sagan: ''¿Importa la verdad?'' 

4 comentarios:

  1. me dio un orgasmo marico, esta muy excelente el artículo, te iva a decir algunas cosas pero mientras leia ya lo estabas diciendo , como lo de las metas,y lo de la felicidad no se tiene negandola sino afrontandola... bueh, marico esta de pinga el articulo, me di cuenta que si lees muy cerca las letras blancas pareciera que cambien de color oWo :D por un momento vi verde y morado ... date men es lirox xD

    ResponderEliminar
  2. Viejito, modera un poco el lenguaje, menos coloquios y groserias por favor.

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno tu artículo y tambien muy de acuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  4. Eh pensado bastante sobre ello y pum! encuentro este escrito. Siempre he pensado que la felicidad obtenida a través de una ilusión, eso es, una mera ilusión. Esto revela algo profundo, que puedes intentar falsear la realidad, pero la realidad te falseará a ti. La ley de identidad te destruirá en consecuencia.... de la ley de identidad.
    Muy buen Blog!! Saludos!

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog