Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

martes, 21 de septiembre de 2010

Nacer, Crecer, Reproducirse Y Morir.




Nuestros abuelos lo hicieron, también nuestros padres, nuestros tíos, lo vimos en las películas, en la T.V, en los cuentos infantiles...Hemos convivido con un modelo de vida como ejemplo, nos aprendimos su ecuación de memoria y hemos soñado con llevarla a cabo desde pequeños. ¿El ser humano? "Existe para procrearse, para formar una familia", esas son las más altas aspiraciones de un ser convencional de nuestra sociedad...Y me atrevo a afirmar que encajar en este patrón es casi la obsesión de cualquier persona considerada "común". Tener una pareja, tener hijos = El final de la búsqueda de la felicidad.

Pero la aceptación de este "modelo a seguir" como algo automatizado (como si fuese causa y efecto de una programación) y la percepción que propone de la vida ha desvirtuado mucho el significado de la "familia", el "amor", "hijos", "padres"...Lo suficiente como para borrar de los conceptos sus base más importantes: Los motivos. Se trata de ser padres, de formar familias, no como una decisión bien considerada, ni como una elección segura, fruto de una serie de condiciones favorables y estables. Ni siquiera ya como respuesta a un amor intenso e inquebrantable, no, solo importa el fin a llevarse a cabo, hay que hacerlo, porque es así que debe ser, y lo llevaremos a cabo casi como una obligación, una auto-imposición, así se den o no en nuestras vidas unas condiciones lógicas para ello.

No soy sociólogo, pero resulta fácil (y quizás hasta repetitivo) percibir que de nuevo se trata del enemigo fantasma numero uno de nuestra época: El pensamiento colectivizado. Cuando analizamos este esquema del ser humano "realizado", cuando vemos las consecuencias que trae su aceptación en nuestra sociedad, en nuestras propias mentes y conducta., esa presión y frustracion de cumplir lo esperado al no encajar entre las masas...Hace pensar que se trata todo del eterno escape a la soledad mas que la clave de la felicidad humana.

Hay que buscar pareja (Incluso si no se consigue el amor, cosa que por cierto no es nada sencillo ni rápido),Hacer una estrafalaria ceremonia de casamiento y después inmediatamente hay que tener hijos con ella...!lo más pronto posible! y a partir de ahí felices para siempre.

"Reproducirnos, es nuestro fin en la existencia", eso dicen algunos, "Llegar a una edad mayor y no tener hijos es lo más triste que puede suceder", opinan otros. "El ser humano es solo otro animal que existe para formar familia, es su deber procrearse", dicen los "sabios" de nuestra era.

Yo no puedo aceptar eso, y nadie debería. Para empezar, no puedo aceptar nada que sea vendido como "el propósito del ser humano" pues esto es una generalización bastante desagradable, cada persona es juez de su vida y deberá descubrir por su cuenta cuales son sus propósitos. Tampoco aceptare ese patrón como lo único a lo que aspirar en mi vida pues no creo que forjar familia y tener hijos sea un propósito, es una elección, y ni un capricho de paternidad ni el miedo a vivir solo es motivo o razón suficiente para embarcarse en la enorme responsabilidad y compromiso que resulta tener un hijo y formar una alianza o una familia.


En este punto no me sorprende escuchar: "Manu, eres un ermitaño y un resentido social", ¿como no vas tu a querer formar una familia? ¿acaso no valoras el amor?. Pues si, si valoro el amor y la importancia de la familia, pero es por eso que considero que tales cosas no deben ser consideradas a la ligera ni sometidas a la apatía de la inercia. No hay que buscar el fin a costa de lo que sea, olvidandonos de las causas. Una familia se forma con alguien amado, cuando se encuentra a alguien amado, y no al revés, Un hijo no es algo que se busca como fin en si mismo, sino una decisión tomada de acuerdo a muchas circunstancias. No podemos escapar de esa manera a la realidad, no podemos fingir o forzar situaciones ni dejarnos presionar de manera enferma por nuestro entorno o nuestros miedos... ¿porque no?

Queremos ser amados, queremos vivir como los protagonistas de las películas de Disney o de Hollywood: queremos tener una casa, dos niños, una t.v, un perro y un jardín y queremos que todos los demás lo sepan. Pero ¿por que lo queremos?...¿lo queremos?, O mejor dicho, ¿que queremos realmente y de que manera pretendemos conseguirlo?.

El resultado puede ir desde un niño mal atendido hasta una señora madre de 8 hijos pidiendo ayuda al gobierno para mantenerlos pues no lo calculo antes y ahora no tiene ni para comer y vive en un rancho (Veridico). Matrimonios disfuncionales, parejas rotas, malos padres, malos hijos, familias desintegradas, hipocresia, melodrama, frustración, irresponsabilidad, infelicidad, sobre-poblacion, y podría seguir. Tener hijos por tenerlos, hacer parejas por hacerlas, por que es lo que se espera de nosotros, por que es para lo que servimos supuestamente ¿No da para más nuestra existencia, os creéis así de básicos?. Pues adelante, pero hay consecuencias a los actos sin premeditación, hay consecuencias para quienes creen que por armar un escenario convincente la obra saldrá de maravilla incluso si se ejecuta una mala actuación.

Es cierto, tanto el hombre como la mujer -y sobre todo la mujer- tienen presente en su mente la posibilidad de ser padres desde que entran a su edad adulta. Esto es una mezcla de procesos hormonales y la influencia de la sociedad presente en su educación y formación cultural desde la niñez. Pero pocos son quienes se detienen a diferenciar o cuestinarse sobre cual es el momento, o la situación ideal para sumirse a ese mundo, o siquiera cuestionarse sobre el motivo que los impulsa a ello. Pero cuando uno no tiene una razón valida para hacer algo, se trata de un capricho.

El problema no es lo que se quiera, sino por que se quiere y como se pretende conseguir. El problema es vivir una vida pretendiendo que todas las respuestas carezcan de preguntas. Es querer modificar nuestra realidad con un "Por que yo lo digo". El problema es que las cosas deben suceder por un motivo, todo debe tener un porque, y decir que las cosas pasan "por motivos superiores" es lo mismo a decir: No se por que lo estoy haciendo.

Ni una pareja es un accesorio ni un niño es un juguete. El simple hecho de tener alguien dispuesto a "hacer un niño" con nosotros no es razón suficiente (Aunque para algunos sea el único requisito) para ponerse en trabajo, y aquel que opine lo contrario le diré que es un egoísta irracional que no lo motiva el amor o el deseo sino las sensaciones del momento o la inercia social. Un hijo es una extensión de nuestra existencia, tener uno es llevar un ser a la vida, y es un suceso sumamente trascendental para quien lo vive, pues, ese ser que nació con sus genes sera su responsabilidad de allí en adelante. Es verdad que ser padre es una sensación de las que generan más orgullo, satisfacción, amor, así como también es verdad que muchos de esos que buscan experimentar la "sensación"no se detienen a pensar antes en las condiciones a las que el niño sera expuesto y de si podrá hacer o no feliz e integro al pequeño en un futuro.


Pero nos sentimos presionados. El objetivo es ser padres, porque "seria horrible" no llegar a serlo. Incluso si el trabajo que tenemos no da ni para mantenernos nosotros, trabajaremos el doble para vivir con lo suficiente para mantener al niño, incluso sabiendo que eso nos robara el tiempo para criarlo con deificación, incluso si solo nos alcanzara para subsistir con el pequeño, no se trata de si tenemos las condiciones económicas y la situación para darle una vida feliz y llena de atención, se trata de nosotros y nuestra aspiración de ser padres antes que se nos "pase el tiempo".

Incluso a sabiendas de que nuestra pareja no sera responsable, queremos un hijo para sentirnos padres, aunque sepamos que el crecerá en una familia dividida falto de una figura materna o paterna, no se trata de el después de todo...."Solo imaginate envejecer sin hijos"

Claro que me gustaría tener un hijo, (incluso dos) pero solo si se que puedo criarlo como se debe, si consigo una pareja a la que ame y en una relación estable. No como una obligacion sino como una decisión personal (muy trascendental). No como un antojo ni por que crea que es parte de mi contrato con la existencia, sino únicamente si en mi vida he sido lo suficientemente maduro, realizado y exitoso como para estar seguro de formar a un niño de forma responsable, amorosa y dedicada, que es lo que todo niño se merece. No es un juego la vida de un ser humano.

Pero de la misma manera no creo que eso sea indispensable, o cuestión de vida o muerte, o algo que deba atormentarnos. la creencia de que el fracaso o éxito en la vida de una persona depende de si tiene o no descendencia no es algo filosófico, es mas bien algo enfermo. El resultado es un circulo vicioso, de personas multiplicándose como conejos y un planeta repleto de gente frustrada y obsesa con demostrarse a si mismo que son felices.

Un ser humano debe pensar mas allá, pensar en su superación, en su crecimiento intelectual, en tener logros, en que si algún día decide tener un hijo pueda ser su modelo a seguir, pueda tener bases para formar a su "heredero" en estas tierras (Como esa frase de, para dar amor primero debes amarte tu mismo). En que hay cosas mas importantes que encajar en modelos o demostrarle a los demás cosas de las que ni nosotros estamos convencidos. Por supuesto es mas fácil hacerse a la idea de que "nacimos para reproducirnos", no hay que pensar mucho para ello y así eludimos cualquier responsabilidad para con nosotros mismos y nuestra búsqueda por descubrir quienes somos y que nos apasiona.Podemos estar tranquilos sabiendo que no tendremos que descubrir nuestro propósito por que ya la naturaleza nos lo dicto. ¿verdad?.

Si has llegado a este punto de la lectura, y estas pensando que soy un malvado por opinar que la gente debería esperar en su vida hasta estar listos realmente para hacerse cargo de un niño, en que la vida en pareja, y sobre todo la maternidad deben llevarse con mucha cabeza, pues aclarare un ultimo punto: no quiero decir que este mal tener hijos, (seria ridículo) ni estoy alentando a la gente a que no los tenga ni mucho menos . Quiero decir que hay que razonar siempre y estar muy seguro de nuestras acciones,Que formar familia no es algo que deba atormentarnos o tenernos impacientes sino algo que decidamos afrontar o no y siempre con mucha responsabilidad...

...Que lo que es moralmente repudiable es la irresponsabilidad de traer niños al mundo como fin en si mismo, por traerlos, con la excusa de "la necesidad" sobre-poblar este planeta de niños desatendidos, fingir ser felices mediante un modelo insensible, obsesivo, plástico y prefabricado, armando nuestras vidas dependiendo del "que dirán" o usando al bebe para lograr estabilidad en una pareja (cuando más bien debe haber estabilidad en una pareja para siquiera pensar tener un hijo) huyendo de la búsqueda por dar rumbo a nuestras vidas, huyendo del aburrimiento o de nuestro miedo a morir solos, tratando a los niños como si procrear y reproducirse fuese como "ir un domingo al cine, por que provoco", de esos que quieren un bebe como quien compra un cachorrito y cuando crece no saben ni que hacer con el.

Firma: La paternidad es hermosa, si,también la formación de una familia, pero cuando se decide con consciencia y no por que sea la sociedad que lo dicte como norma. No como un acto irracional y carente de motivos sino como una elección personal y autentica!!!!. No es una obligación, pero si una gran responsabilidad.

El pensamiento de tener hijos "por que sí", "por que así debe ser", o por que "ya viene siendo hora" debe ser repudiado y rechazado por cualquiera con un poco de ética como una acto de suma irresponsabilidad. Así está la sociedad, repleta de niños sometidos a una ínfima calidad de vida y desbordando carencias afectivas.



La vida, además de nacer y antes de pensar en reproducirse, es crecer..


1 comentario:

  1. Que alegria encontar a alguien que piense diferente. la mayoria de las personas no ven mas alla, el proposito maximo de la felicidad reproducirse, y aun logrado esto una extraña sensacion de vacio que permanece hasta la muerte..

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog