Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Alienados En Contra De La Transculturización.





Gobernantes, profesores y "defensores de la opinión pública" llevan años en la cruzada por la defensa de "La identidad nacional", la cultura patria, y la permanencia de lo autóctono. Ellos argumentan que dar preferencia (y de ser posible, dejar como única alternativa) a las costumbres nacionales más folklóricas, es primordial para "alimentar el orgullo nacional y así lograr unos ciudadanos más comprometidos y felices con la nación".

Pero, sobre todas las cosas, han emprendido una cacería de brujas en torno al torrente de influencia cultural que nos viene de nuestros vecinos del norte: El problema central, según ellos, es la aceptación de los valores y aspectos culturales de los Estados Unidos y el desplazamiento de lo que ellos consideran como "Valores nacionales".

A este fenómeno lo han llamado: Transculturización. Muchos lo consideran un grave problema.

Para esos muchos, va dedicado este artículo: Defensores de Identidad Nacional: Irracionales en contra de la identidad.

Para empezar. ¿Que es la identidad? La identidad, son aquellos rasgos que definen y distinguen algo y lo hacen ser lo que es. Cada ser humano posee su identidad, puesto que, todos somos diferentes, y así lo son nuestras escalas de valores, a menudo incluso contradictorias entre si. No existen dos personas con los mismos gustos, las mismas ideas, los mismos placeres, las mismas destrezas, etc. Cada quién posee una configuración única e irrepetible.

miércoles, 9 de febrero de 2011

De la Historia a la Histeria.


Esta, nuestra historia, es la historia de dos pandillas. Donde no habían buenos, ni malos, sino solo dos bandos en busca del poder. Y en donde los vencedores de aquella contienda pasaron a ser los redactores de los textos que narran la "ilustre historia" del país.

Era la Venezuela del 1800. Aún en la época colonial. Según nos cuentan, nuestro prócer por excelencia, Don Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios de Aguirre, Ponte-Andrade y Blanco (O solo Simón Bolívar) Dedicó cada fibra de su ser a la liberación de los pueblos sudamericanos oprimidos bajo el yugo del Imperio Español, y cuyo único móvil y propósito fue el altruismo en su estado puro. Seguramente, en un cuento de hadas.

¿Por qué no creer que Bolívar era un super-hombre de una casta heroica que nos salvo a todos de la esclavitud? ¿Por qué no tragarme plenamente lo que durante años me recalcaron en la escuela y en los libros de texto? ¿Por qué no aceptar y glorificar la propaganda Bolivariana de este gobierno, si total, solo engrandece y enorgullece el sentimiento patriótico?:

Porque me indigna que me vean la cara de idiota. Porque es un insulto a mi inteligencia creer en algo que evidentemente no ocurrió de esa manera, solo para sacar de la chistera un poco de orgullo infundado y sintético. Porque no creo que el auto-engaño como medio para obtener una "identidad colectiva" sea suficiente para suplir la carencia de una identidad individual. No es suficiente, y da pena ajena.

No hablo en vano. Lean y saquen sus conclusiones:

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog