Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Alienados En Contra De La Transculturización.





Gobernantes, profesores y "defensores de la opinión pública" llevan años en la cruzada por la defensa de "La identidad nacional", la cultura patria, y la permanencia de lo autóctono. Ellos argumentan que dar preferencia (y de ser posible, dejar como única alternativa) a las costumbres nacionales más folklóricas, es primordial para "alimentar el orgullo nacional y así lograr unos ciudadanos más comprometidos y felices con la nación".

Pero, sobre todas las cosas, han emprendido una cacería de brujas en torno al torrente de influencia cultural que nos viene de nuestros vecinos del norte: El problema central, según ellos, es la aceptación de los valores y aspectos culturales de los Estados Unidos y el desplazamiento de lo que ellos consideran como "Valores nacionales".

A este fenómeno lo han llamado: Transculturización. Muchos lo consideran un grave problema.

Para esos muchos, va dedicado este artículo: Defensores de Identidad Nacional: Irracionales en contra de la identidad.

Para empezar. ¿Que es la identidad? La identidad, son aquellos rasgos que definen y distinguen algo y lo hacen ser lo que es. Cada ser humano posee su identidad, puesto que, todos somos diferentes, y así lo son nuestras escalas de valores, a menudo incluso contradictorias entre si. No existen dos personas con los mismos gustos, las mismas ideas, los mismos placeres, las mismas destrezas, etc. Cada quién posee una configuración única e irrepetible.


Cuando alguien propone una identidad colectiva, lo que está queriendo decir es: La aceptación de una serie de rasgos con que mantener definidos a una cantidad numerosa de individuos.

Más claramente, la búsqueda de un patrón común de comportamiento en una o varias facetas de la vida cotidiana de los habitantes de un país. Un patrón que exista, o que deba ser impuesto: que una serie de individuos se encuentre día a día, limitado a escuchar, comer, ver o hablar, la música, comida, y los espectáculos o entretenimiento que sea brindado únicamente dentro del marco territorial de lo que llamamos: País. Forzar la empatía por lo nacional y el rechazo por lo foraneo.

Eso, señores, practicado consciente de lo que se hace, o por coerción, se llama Alienación ("el fenómeno de suprimir la personalidad, desposeer al individuo de su personalidad o deshacer la personalidad del individuo, controlando y anulando su libre albedrío, para hacer a la persona dependiente de lo dictado por otra persona u organización. El alienado permanece dentro de sí, ensimismado por su desorientación social. Es, además un proceso que puede ser auto-inducido."-Fuente: Wikipedia)

Cuando critican tu elección libre, tus gustos personales, usando como argumento algo respecto al colectivo, te estan queriendo decir: No tienes derecho a ser diferente, o mejor dicho, no tienes derecho a pensar diferente a nosotros.

Una multitud o un "Pueblo", no puede tener opinión propía, ya que un pueblo es tan solo un conjunto de individuos que viven en un lugar común determinado, cada uno con su propia opinión, negar esto es negar la individualidad misma, sumirnos al colectivismo. Por ahí la idea se hace vil, puesto que, el hecho de imponer un criterio común para todos, es lo mismo que pretender coartar la libertad de cada uno a elegir lo que desea consumir, sus gustos y sus ideas.

Quienes consideran la identidad como un producto social -Hegelianos o Marxistas quizás - como una deuda hacia nuestros ascendientes y nada más, se equivocan precisamente en proclamar nuestras total dependencia a tales hechos. Para ellos el individuo, en tanto debe su identidad a la sociedad, en sí mismo no es nada. Lo que justamente no ven, es que lo que de nuestra identidad debemos a la ''sociedad'', se lo debemos a ciertos individuos concretos, o a un considerable número de individuos anónimos y a nuestra comunicación intelectual con ellos. Quizás nuestra identidad esté marcada en gran parte por relaciones interpersonales, pero jamás de forma colectivista.  Y es esta, otra razón en pro de la transculturización: el libre flujo de esas relaciones.

"Beneficio y el progreso de la nación" es solo la fachada con la que estos fanáticos del patriotismo nos venden la idea de la identidad nacional. Como explicaba brevemente en "De la historia a la histeria" Son muchas las artimañas con las que convencer o manipular a los individuos que carecen de personalidad, auto estima y valores propios. Una de ella es ofrecerle motivos fáciles y enlatados para sentirse orgullosos de la nada. Las masas ignorantes y anhelantes de identidad aceptaran con los brazos abiertos un manual que les diga como pensar y que les tiene que gustar. A esto le llamaran orgullo nacional, patriotismo, e identidad . Todos aspectos que nuestra sociedad considera tanto validos como virtuosos.

Pero nada de virtuosa tiene una personalidad robada. Nada bueno tiene convertirse en un estereotipo viviente.

El otro detalle reside en la actitud de estos llamados "defensores del país" hacia aquellos que no están de acuerdo con su "ideología".

Si bien ellos tienen libertad plena de exponer sus creencias y practicarlas (por más irracionales que sean) puesto que lo que otros piensen o crean (y siempre que en su practica no perjudiquen a nadie que no sea a ellos mismos) no debería molestar ni provocar la reacción de nadie. Si ellos desean su cultura prefabricada y vivir en una sociedad alienada, ¿ese sería su problema no?

Pero el problema radica en que su deseo no es solo el de practicar su creencia, sino el de imponerla (Un mal bastante común de todas las ideas colectivistas, véase religión, política...)

Ellos nos salvaran de la transculturización, regulando (o simplemente prohibiendo) material cultural traído de otros países ( principalmente de U.S.A). Por material cultural me refiero a: Programación televisiva, música, películas, prendas de vestir o cuentos impresos.

Pero nadie tiene derecho a dictarnos que hacer con nuestras vidas, ni a imponernos lo que debemos ver o no ver, oír o no oír, probar o no probar. Nadie tiene derecho de restringirnos el acceso a una información (A menos, claro esta, que sea información privada y sea precisamente su dueño quien desee mantenerla fuera del alcance de los demás).

Esta suerte de colectivismo primitivo, de aquellos que rechazan e insultan a quienes consumen o apoyan algo que no sea de producción nacional (véase músicos, deportistas, comidas, etc.) no demuestra, por cierto, nada de amor patrio, ni honra el territorio donde vives, es más como decir:    Mi opinión vale más que la tuya porque, en tu posición geográfica, la mia es reespaldada por un mayor colectivo, por la mayor tribu, Tú, por llevarle la contraria, eres un idiota.





Pretender que todos tengamos la misma opinión, es como esperar que todos compartamos la misma huella dactilar.


Nadie tiene derecho de obligarte a modificar tus gustos. Puede intentar convencerte de aceptar algo, persuadiéndote con la calidad o virtud del mismo. Pero no pueden obligarte a gustar de algo, y menos alegando ética de por medio.

Son esos, los que se quejan en voz alta de que los jóvenes del país "abrazan más la cultura foránea que la propia" quienes están irrespetando la libertad de identidad. ¿Cual es el afán, el deseo, de que todos piensen igual?. ¿Que explicaciones tengo que dar yo a nadie si yo prefiero las gaitas Escocesas que las "Gaitas" Maracaiberas? ¿A quién ofendo, si prefiero el cine Búlgaro que el Venezolano? ¿Y si en el fútbol le voy al Real Madrid y no al Caracas fc?.

Apoyar algo solo por deber, no esta bien, no es un homenaje a su calidad, es lastima, caridad, una simpatía regalada. Esto no significa que yo ponga en duda la sustancia musical de las Gaitas, o el Cine o el Fútbol Venezolano. Y si fuera la situación al revés, si de hecho un individuo prefiriera todos estos aspectos de la cultura Venezolana a cualquiera de los otros mencionados, no habría ninguna diferencia en el punto que quiero explicar.

El punto es que por el mismo hecho de ser diferentes, cada quién tiene un criterio distinto a la hora de evaluar sus gustos. Y eso es algo meramente personal, un reflejo de la verdadera personalidad del individuo, a su libre elección y una expresion de su propio ser. Apoyar algo por obligación, lastima, o simplemente costumbre, no por una razón definida, sino simplemente por que otros lo hacen, o por encajar con un perfil determinado y así suplir carencias de personalidad o auto estima...No esta bien en lo absoluto, es una enfermedad.  

La tierra es muy extensa, hay demasiadas culturas, demasiado conocimiento, demasiadas artes, demasiada belleza para enclaustrarnos solo en una pequeña región. Esta bien apoyar los movimientos artísticos o culturales de una nación, pues esto es sinónimo de progreso, pero solo por libre consentimiento y por iniciativa, no por imposición.

Cuando pedimos empatía por lo nacional, el punto de vista ético, sería argumentar que lo que queremos es la mejora de ciertas condiciones para el lugar donde vivimos. Ejemplo, queremos mejores industrias, mejor arte, mejor deporte, por eso apoyamos lo nacional, para que crezca, pero no solo por ser nacional.
Podría surgir un partido político por la promoción de la antropofagia, el infanticidio y la misoginia, 100% Venezolano, y no lo apoyaría por eso

Pretender el amor ciego hacia algo, con nuestro único criterio determinado por las fronteras, no solo está mal por lo antes dicho, es negar el futuro progreso a una autentica y honesta dirección cultural de nuestra sociedad.

El mundo ha progresado desde el comienzo de las civilizaciones gracias a eso que llaman "Transculturización". El proceso en que individuos de diferentes regiones intercambian ideas, cultura, y el mismo comercio, enriquece a ambos por igual. Cuando compartimos las frutas que solo nacen en nuestra región, las ropas que nosotros diseñamos, los cuentos que escribimos, las canciones que cantamos, con las frutas, ropas cuentos y canciones de otras regiones, logramos una mejora en la calidad de vida de ambos. Logramos ampliar nuestra gama de opciones en la vida, conocemos más, aprendemos, disfrutamos...

Si bien cada cultura carga aspectos negativos y poco atractivos, no se puede negar a las personas de conocer todas las opciones que tienen para forjar su propia personalidad. Eso es un crimen. Si los hombres de las cavernas se hubiesen quedados encerrados en sus cuevas, sin compartir con las demás tribus, La rueda nunca se hubiera convertido en carruaje, ni el fuego en lampara.

La lucha contra la transculturización por parte de ciertos Venezolanos -y de cualquier ciudadano del mundo- me resulta contradictoria e irracional,  producto de la ignorancia, Tomando en cuenta que nuestro país es el resultado una mezcla de razas y nacionalidades diversas, cuyas expresiones culturales y platos ''típicos'' han venido de la influencia de europeos, africanos e indígenas y construido además, en modernidad, por manos de extranjeros de todas partes del mundo. Es más, Venezuela ni se llamaría como tal, si unos colonos de otro continente no la hubiesen bautizado así.

El Venezolano tiene raíces Indígenas y Africanas, si, pero también Españolas, Portuguesas, Italianas, Turcas, Chinas, Argentinas, Puertorriqueñas, Cubanas, Y una larga fila de etc. 

Además, resulta curioso el evidente doble discurso, cuyo único propósito es la lucha contra la influencia Anglosajona, pues nadie pone peros a la hora de "Venezolanizar" La salsa y el Reggaeton de Centro-América, Los iconos politícos de Rusia, Y Cuba, los tambores Africanos, entre un largo número de etc. Y también es curioso que estén en contra de U.S.A cuando, debido a la poca producción comercial del país, desde siempre se ha convivido con toda clase de productos traidos del país de las barras y las estrellas. Cito: Salsa Ketchup, Mayonesa Craft, Vehículos Chevrolet y Ford. Cuando vestimos con Jeans, usamos Internet. Y tenemos Bombillas en nuestras casas que alumbran nuestras noches. La transculturización "gringa" solo ha ayudado a nuestra calidad de vida. Entonces, ¿Cual es el problema? ¿Cuantas carencias individuales llenan con el orgullo de la confrontación de clases y razas? ¿cuan grandes son vuestras inseguridades?.

Recuerden que eso que llaman orgullo patrio, aquel que nos presentan como algo innato, esa idea de que se es superior solo por el azar de haber nacido en un territorio o por la suerte de pertenecer a una gran pandilla es una mera excusa para disfrazar el racismo. Y además es una estupidez terrible.

Es así, lo único que esta forma de ''orgullo nacional'' ha desatado es el chauvinismo, la xenofobia, la violencia entre razas.  Es, claro esta, tentador obtener orgullo sin hacer nada, creer que nacemos con cualidades sin haber luchado por forjarlas pero pregúntate: ¿Soy mejor que otro porque pertenezco a determinado clan y tengo determinadas costumbres?

Nadie tiene el mérito de nacer donde nació. Las fronteras no te definen, son tus actos, como ser humano, los que te definen.

Firma: Todos somos ciudadanos de la tierra. El único patriotismo que debemos es a este planeta, y la única identidad a la que debemos lealtad es la la individual: A la nuestra. 

La transculturizacion es progreso.

No me pinten como un comedor de hallacas que ve el Béisbol y baila Joropo. Ni los Mexicanos son todos tipos bigotudos con amplios sombreros de paja que comen chile, ni los Españoles van vestidos de toreros y flamencas por mitad de la calle, tocando castañuelas y dando capotazos. Basta de estereotipos. Pff y luego preguntan que hay de malo con aceptar estas cosas.

4 comentarios:

  1. primera en comentar...awesome!

    Pues bien, yo soy de las que está a favor de conservar y honrar las costumbres y tradición que nos han heredado, la verdad por lo mismo que escribiste no debe haber problema en ello, ya que es mi decisión. A mi parecer, sí hay que estar orgulloso de estas cosas, porque son (en cierta medida) parte de lo que somos. Pero el orgullo es cosa de cada uno, no es ni debe ser impuesto.

    Al mismo tiempo, soy de las que disfruta conociendo otras culturas. No me imagino el mundo sin tradiciones y opiniones variadas.

    Es ridículo que a estas alturas de la historia de la humanidad, todavía existan personas o grupos que pretendan que vivamos encerrados en una burbuja, aislados de los demás. Hay que entender que el humano es, siempre ha sido y seguirá siendo, un ser social, si no convive con otros, no es humano. Punto. Si no me creen, lean cualquier libro de psicología.

    Además, saber admirar la belleza de otras culturas, no quiere decir que vaya a despreciar aquello que me han inculcado o que no sepa apreciar lo bueno de las tradiciones de mi propio país ¿cierto?

    ...
    Debo decir que creo que es el artículo que más me ha gustado de todos los que has escrito. Y la parte final es épica. Excelente trabajo, cuñado :)

    La transculturización es progreso.¡Amén!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Ado.Pues yo opino que uno debe identificarse con lo que le gusta. Y debe sentir aprecio por las cosas con las que se identifica por elección, no por inercia, ni por casualidad y mucho menos por imposición.

    Como tu bien dices, eso no significa que desechemos las representaciones culturales del país, pero tampoco tienen por que gustarnos a juro.

    Evidentemente hay muchas con las que hemos crecido y nos agradan, así como muchas otras que simplemente, No.

    Pero la idea es que haya de donde elegir y que cada quien sea libre de forjar sus opiniones.

    Un saludo y un abrazo! Gracias por siempre mostrar tu punto de vista y hacerme ver que hay personas inteligentes que piensan y debaten!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel. Excelente el post. Acabas de voltearme una tesis y me encanto. Saludos desde Maracaibo.

      Eliminar
  3. Quizá el patriotismo es posible sólo por los individuos que carecen de identidad propia y valores definidos, y como el único pedazo de identidad definido que poseen conscientemente es el lugar donde nacieron, y les sembraron a corta edad la creencia de que uno tiene que ser fiel al colectivo donde pertenece, se convierte en un orgulloso patriota. No lo sé, es un interrogante.

    También habría de saber si en efecto, la identidad individual está ligada a la cultura donde crece una persona o si no necesariamente lo es. Aunque yo no comparto muchos valores de donde vivo gracias a la transculturización y claro, mi voluntad a conocer otros pensamientos.

    Quizá el hecho de querer sentirse parte de un grupo sea otra causa del patriotismo.

    "Debes comprender que la mayor parte de los humanos son todavía parte del sistema. Tienes que comprender que la mayoría de la gente no está preparada para ser desconectada. Y muchos de ellos son tan inertes, tan desesperadamente dependientes del sistema, que lucharían para protegerlo". (Morfeo a Neo. The Matrix).

    Un placer leer tu blog, saludos!

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog