Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

miércoles, 16 de marzo de 2011

La Religión: La empresa (estafa) más exitosa de la historia.


...Y así el hombre fue castigado por comer del árbol del conocimiento, no debía de buscar la razón, ni de hacerse mejor, debía solo de tener Fe, y creer, en lo que Dios le dijera que era bueno para el...


Vuelvo a hablarles sobré religión. Muchísimo tiempo después de argumentar mi Ateísmo, cuando apenas comenzaba a escribir. (http://kuaguros.blogspot.com/2009/12/por-que-soy-ateo.html ).Esta oportunidad regreso al tema, no para tratar los absurdos de las ideologías, sino para haceros cuestionar sobre la bondad y veracidad de las instituciones.

Merece la pena mostrar ese aspecto de las religión que sus lideres y representantes más importantes prefieren obviar (Razones tienen). Ese detalle, omitido, disimulado y a veces hasta justificado. La parte en donde la religión resulta ser el negocio más lucrativo de la historia, o, mejor dicho, la estafa más cochina (Y a consentimiento del estafado) de la historia de la humanidad.

Hoy cargo contra las instituciones religiosas.


Es muy interesante que los grupos o asociaciones que predica lo espiritual sobre lo material, que hablan a su público sobre las bondades que trae desvincularse de toda ambición lucrativa más allá de las necesidades, que enseñan la maldad de la avaricia y de la riqueza no compartida, sean precisamente las entidades, no solamente con mayor posesión de riquezas materiales, sino también las más sectarias. Y es que, organizaciones como el Vaticano escondieron durante años libros, enseñanzas valiosisimas, joyas invaluables y obras de arte prodigiosas solo para la vista y uso de los sacerdotes.

Pero no pienso encasillarme solo con los universales (En latín: Católicos) pues hay tela de donde cortar con respecto al Judaísmo, Evangelismo, Budismo entre otras de las sectas más populares del negocio. (Y me disculpan el término, los aludidos, pero no consigo otra palabra más elegante). A ejemplos me remito, como el país más rico del mundo: El Vaticano, y la cantidad de lujos y comodidades en que viven los "hombres de Dios". Además, como no, del grupo más influyente en el mundo de la economía (La banca, la bolsa, y la industria en general): Los Judíos.

La frase: Pagar por la salvación, empieza a cobrar más sentido cuando entiendes lo que probablemente querían decir.

***

Desde el principio de los tiempos el hombre ha buscado respuestas a lo desconocido. Los primeros intentos de filosofía dieron a parar en la religión. Hombres que creyeron que tenían la respuesta para muchas de sus incógnitas, dieron a parar con ideas, que, a pesar de arcaicas y de poca lógica, fueron los primeros avances que hizo el ser humano en materia de cuestionarse y cuestionar los parámetros de la realidad.

Algunas de esas "teorías" fueron fervientemente divulgadas por sus pensadores, quienes, en poco tiempo, lograban amasar gran cantidad de fieles seguidores, complacidos de dar con la idea de un modelo de vida que a su juicio era ético y justo. Hubo quienes rápidamente descubrieron que tener seguidores podía ser lucrativo.

Si nos remontamos a la historia, nos damos cuenta que siempre ha habido una lucha entre las diversas religiones. En parte por sus fieles, quienes discuten entre cual es la verdadera y porqué, y entre sus representantes, quienes desean más piezas a su causa en la búsqueda por poder. Considero pues, que no es nada rara mi conclusión, ni tampoco ilógica, tomando en cuenta las guerras que se ocasionan solo por reclamar la "Razón" (Y vean que irónica suena esa palabra en semejante contexto). Pues alguien que tiene la razón, la expone, y se queda tranquilo, pues al saberse en lo cierto no necesita obligar a otros a aceptarlo. Por supuesto, hay más de por medio que una disputa por ideales. Está la estabilidad mental por un lado, y el dinero por el otro.

Ahora bien, vender la "ética enlatada", los placebos espirituales, la idea de superioridad por la pertenencia a un clan, y el sentido de orgullo por algo, les genero a los hombres de religión un tremendo negocio. Sus discípulos deseaban ser convencidos, deseaban que alguien amortiguara sus penas y los convenciera de que son especiales. Ellos con sus modelos de pensamiento a seguir, se lo dieron (O quizás lo contrario) y los hicieron adictos a ello. Una vez enganchados, empezaron a cobrar en nombre de la salvación, y de Dios (Una idea bastante cuestionable en el ámbito del altruismo y solidaridad en que se suele ver rodeada la religión).

¿Como lograron vender la idea? Pues la gente de aquella época (Y hasta el sol de hoy...) necesitaba ideales en que creer. En el caso del Judaísmo, les hicieron ver que la exclusividad del sectarismo ofrecería al ser judío cierta importancia pre-natal, algo de lo que sentirse orgulloso y por encima de los demás, sin necesidad de ser nada ni nadie, pues su sangre era única. Una especie de racismo. Por parte, el cristianismo. Los lideres cristianos les dijeron a los pobres, a los perdidos en el camino de la podredumbre, a los más humildes y rechazados, que todas sus desgracias eran buenas, que ser mediocre era bueno, que el sufrimiento era una virtud recompensada en una vida post-mortem por el mismísimo dios, y que no debían ostentar grandes cosas, como riquezas o conocimiento, pues mientras mas miserable fueras, y más lo aceptaras con dicha, serías bienvenido en el "reino de los cielos". Mientras que alguien rico iría directamente a la perdición.


Les dieron un sostén emocional, un Placebo, para aceptar sus desdichas de buena gana. Ambas corrientes se llevarían muy mal por lo largo de la historia. Pero el punto en común, entre todas las vertientes, es la petición de obediencia ciega, hacia sus fieles (Petición que les es respondida positivamente, pues la gente esta ansiosa con tener algo predeterminado en que creer, para no tener que molestarse en usar su materia gris y buscar la verdad. Eso sin contar los numerosos problemas psicológicos a los que se afronta un ser humano en su vida, y que no muchos logran resolver por su cuenta, ni quieren tampoco afrontarlos, Y la religión les ofrece un camino por el cual bordearlos e ignorarlos) Predicaron (y aún lo hacen) la importancia de la "Fe", que no es más que creer en algo aunque sea ilógico solo por el simple hecho de creerlo. En los mismos libros sagrados hay apologías a esto, como la historia del árbol de las manzanas del conocimiento, en la biblia.

Convencieron al hombre de que era un ser despreciable y pecaminoso por naturaleza, y que solo ellos podían ofrecerles el camino a la salvación. Y únicamente ellos tenían derecho a decirles que estaba bien y que estaba mal. Cuando cuentas con la "Fe" absoluta de alguien, puedes estar tranquilo, no importa las barbaridades que le pidas a tu creyente, el las cumplirá, pues, en ese estado tan repugnante de exaltación y sumisión, es su propia estabilidad emocional la que depende de la veracidad de sus doctrinas. El o ella nunca querrán enfrentarse a la realidad.

¿El argumento final? El fiel debía de mantener a la Iglesia que tanto hacía por el ayudándolo a ir por el camino de la rectitud. Y por supuesto, los lideres religiosos debían, por ende, gozar de un estatus económico y social privilegiado, al mero estilo de una monarquía.


"No busques la riqueza económica que es malo. Déjanos eso a nosotros" Parecieran decir entre lineas.

Desde las primeras religiones hasta las más nuevas y extravagantes, los nombres y los medios para esa recolección de "fondos" han sido diferentes y variados, pero todos muy efectivos.


Algunos de los métodos son estos:


*Es importante tener a Dios siempre con nosotros, en lo cotidiano. Por eso es importante cargar alguna figura, algún brazalete, imágenes, estampitas, camisetas, logos para el automóvil, etc. La venta de figuras y artilugios religiosos es el método más común (después del robo y la extorsión) y también el más antiguo. Está bien que mantengan su iglesia en base a algo, pero, ¿acaso Dios no dijo " No te arrodillaras ni honraras a ninguna figura"?. No, seguro yo no se "interpretar" la biblia.

En otras religiones, se vuelve obligatorio el uso de determinados artilugios en ciertas fechas. Por ejemplo, en la santería, tan común en países como Cuba o Venezuela, vestir enteramente de blanco es obligatorio como ofrenda a un santo, así como el uso de collares para rezo. No es casualidad que existan tantos comercios dedicados a la venta de toda clase de prendas enteramente blancas y de esta clase de collares. Tampoco esta de más explicar que, al menos en países como Venezuela, les va muy bien a estos comerciantes, incluso haciendo ganancias millonarias.

*Impuestos religiosos, o el"diezmo", que consiste en darle a la iglesia el 10% de las ganancias salariales, para financiar "los proyectos" que esta tenga, y para mantener a los padres, sacerdotes, etc. El diezmo, para los cristiano protestantes y Mormones no es algo "opcional", sino que se trata de algo obligatorio, pues les enseñan que es un"mandamiento de Dios" y "tan santo, como su palabra". Los que lo aceptan dicen "¿Que es el dinero, comparado con la entrada al cielo?. Y es que cito: "Más rápido pasa un camello por el ojo de una aguja que un rico al reino de los cielos"...Interesante, tomando en cuenta la clase de ropas, vehículos y lujos con que viven ciertos "ciervos del señor".


*Pagando por el perdón: Entre algunas practicas religiosas obligatorias para muchos credos, se encuentra el ayuno, que consiste en la prohibición por un determinado tiempo, de ingerir alimentos, de practicar relaciones sexuales o simplemente de comer carne. Una practica a la que podías escapar en algunas iglesias católicas, si, a tu jefe parroquial, le pagabas un permiso "especial". Y como ese caso, en muchas ocasiones un creyente puede escapar a cierto castigo o cierto pecado con una pequeña inversión monetaria entregada al mensajero de Dios en la tierra, que muy piadosamente la aceptara en favor del señor. !Lo que sea por el amor de Dios!



*El robo. Durante el auge de la iglesia católica en la edad media, los lideres católicos ordenaron más de un saqueo (argumentando que todo lo bello y valioso le pertenece a Dios y a sus enviados) a bibliotecas, museos, templos de otras religiones, arcas de ciertos países, etc. Adueñándose de esa manera con miles de libros, cuadros, esculturas, figuras de oro y diversas piedras preciosas. Objetos de un valor incalculable que fueron guardados y resguardados en el vaticano, y que, después de tantos años, aún permanecen allí.

*La curación mágica: son muchas las religiones (algunas más formales otras mas informales, también llamadas "paganas") las que practican rituales de curación de las enfermedades, que afirman, pueden curar lo que la medicina no, porque son milagros hechos por espíritus o por el mismo Dios. Los santeros y chamanes invocan a espíritus y fabrican plantas medicinales que pueden curarte de cualquier mal, vendidos, por su puesto, a un una suma equivalente al milagro que están haciendo en tu ser.

En la religión católica te explican que los males que pueda acoger tu cuerpo son debido a la influencia demoniaca, y que cuando la ciencia te dice: "Epilepsia" En realidad es una posesión diabólica. Hay curas entrenados en la seria labor del exorcismo, y en unas cuantas sesiones (indefinidas, hasta que te cures) ellos prometen sacar de ti los demonios que te atormentan.

Es curioso que la mano de Dios solo alcancé a curar males que la medicina ya trató primero. Sigo esperando por el día en que un sacerdote o chaman haga crecer de la nada un brazo amputado. Mientras tanto, en los hospitales, los hombres y mujeres seguirán alegando que su ser querido se salvo del cáncer, "gracias a Dios".

*Pagar por el paraíso: Existen, en la era moderna, muchos nuevos intentos de religión, con cada pretexto mas inverosímil y fantasioso que el anterior. Muchas de estas nuevas religiones, piden, como requisito para la salvación del espíritu: pagar, muchísimo. Como es el caso de la Cienciologia, que te piden que des mucho dinero para ganarte un espacio en la nave nodriza que te llevara a tu planeta de origen, y allí tenemos a Tom Cruise, esperando por volver a casa.


No recuerdo quien decía aquello de: Dios te ama...y necesita tu dinero.


Firma: Por supuesto que tener la fe del populacho es un privilegio que nadie quiere ceder. Las muchas religiones que existen se han enfrentado por siglos por el dominio del campo religioso. Al mero estilo corporativista agresivo, pero a lo barbárico. Como fue la guerra de las cruzadas, una masacre movida por el interés de las santas eminencias de la paz por el poder, el territorio y las riquezas. O el motivo mismo por el cual los judíos (supuestamente) crucificaron a Jesús: No les convenía que otra religión compitiera con la de ellos, pues podían ir perdiendo adeptos, y con ellos, su dinero y su privilegio.


Estos humanistas que predican la salvación del espíritu y la ayuda al prójimo, lo que quieren decirnos es "Acostumbrense a conformarse con estar felices con nada, pues los bienes materiales y las riquezas nos las quedamos nosotros", "y ayuden ustedes a su pobre iglesia, que los necesita mucho".


Tanto que hablan del buen samaritano, si el Vaticano lo deseara, podría subastar toda su colección de arte y tendría suficiente dinero para civilizar todo África, darle suficiente material médico y en materia de preservativos a todo un continente que muere azotado por enfermedades virosas como el Sida. Podrían financiar suficientes empresas que movieran el comercio y atrajeran empresarios a invertir en África, pero de manera que el dinero se quedara allí en el continente. Podrían hacer calles y ciudades. Pero no, ellos seguirán llevándoles sus biblias y su mensaje de salvación, no solo a los Africanos, sino a cualquiera que realmente necesite de su "Filosofía de ayuda al prójimo".


Un pueblo que muere de hambre e ignorancia y ellos les llevaran libros repletos de mentiras y falsas promesas de salvación. Asqueroso. Yo solo digo, si predicas algo, cumplelo. El humanismo religioso, un fraude.


4 comentarios:

  1. Como siempre, brutal y en el punto.

    Es increíble cómo Marx tenía razón al decir que la religión era el opio de las masas. En uno de sus poemas, Marx dijo:

    "Entonces podré caminar triunfante, como un dios, a través de las ruinas de su reinos. Cada palabra mía es fuego y acción. Mi pecho es igual al del Creador."

    Bakunin, uno de sus amigos más íntimos escribió:

    "Uno tiene que adorar a Marx para ser amado por él. Al menos uno tiene que temerle para ser tolerado por él. Marx es extremadamente orgulloso, hasta la obscenidad y la locura."

    El peor enemigo de un religioso, es otro religioso.

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo plenamente. "El peor enemigo de un religioso, es otro religioso".

    Aunque quizás el peor enemigo para la salud mental de un ser humano, sea la religión.

    En fin. Las instituciones religiosas seguirán forrandose en nombre de la salvación de las masas, igual que los gobiernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y forrandose de billete que vividores y aprovechados les tengpo arrechera a todos esos bichos pero bueno nadie obliga a los gafos deviles de mente a creer en esos bolsas creo mas en un abogado que un religioso por lo menos te pueden sacar de un peo pero los religiosos solo te sacan la platatica jajajajaj

      Eliminar
  3. A veces me pregunto cómo es posible que la gente crea en las fantasías religiosas, y en los discursos contradictorios de los llamados libros sagrados. Sin embargo he llegado a pensar que hay muchos intereses para que esto sea así; sobre todo a través del miedo, principalmente del miedo a la muerte, que es la base principal de la estafa religiosa. Para mí, el miedo es la fuente principal que alimenta la estafa religiosa.

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog