Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

jueves, 21 de julio de 2011

En Defensa Del Amor


Cupido y Psique Enamorados.


El amor. Tantos lo desean, tantos que lo buscan, tan pocos lo consiguen. Casi nadie lo entiende (o procuran no hacerlo).

Desde niños aprendemos que el sentimiento más valioso es el amor. Que el amor es la máxima exaltación que un ser vivo puede experimentar, un agradable calor que abraza al alma, la felicidad pura en un sentimiento.
Y tienen razón en todo.

Sin embargo, verdaderos maestros han fallado en explicar lo más importante: su premisa: Que el amor no es una causa, sino una consecuencia. Que no es tal esencia embotellada que podemos destapar y ofrecer - o recibir - de cualquiera a conveniencia.

Se ha enseñado la magnificencia del amor como sentimiento y como valor del ser humano, pero se ha tergiversado su significado. El hombre, en su afán por conseguirlo, ha querido convencerse de muchas tonterías. Ha predicado las filosofías más absurdas y ha tratado de conseguir la consecuencia sin sus causas, degradando al sentimiento y engañándose a si mismo.

Filósofos y poetas de renombre han escrito que "El amor no tiene razón de ser" que "El amor no lo eliges, te elige" que "El corazón siempre dicta sobre la razón" y que"Los que prefieren la sensatez y huyen de la locura son incapaces de sentir el amor verdadero." Frases recicladas a las que estamos acostumbrados y que aceptamos muchas veces como realidades incuestionables. ¿Pero que hay de cierto en ellas?

¿Engrandecen con su poesía al sentimiento o le escupen con palabras?

Quizás sean mitos como el de Cupido, quién con sus flechas desgarra el sentimiento en vez de esparcirlo. Sería correcto salir en defensa del amor.



***
Los aclamados "sabios" de nuestro sistema predican que "el amor es para todos". Que todos deben amarse sin importar por que. Que el amor es un sentimiento innato que por obligación debe otorgarse a todos y a todas. Pero lo cierto es que, más allá de la empatía y el respeto por el ser humano -Sentimiento que compartimos casi todos - el amor como sentimiento no puede ser -sinceramente- otorgado a todos por igual.

Sería admitir que para ti no existe una escala de valor o una escala de lo que es bueno y bello. Para ti la más inteligente, hermosa, valiente y honesta de las personas vale lo que la más ruin, obtusa y mal intencionada. Decretar el amor gratuito es decretar su perdida total de valor y sentido. Tu sentir no es un tributo, sino una limosna. ¿Eso es lo que quieres que sientan por ti? ¿Como esperas sentir orgullo o felicidad por un honor que no mereces? o peor aún, algo otorgado de forma aleatoria, que podrías bien obtener tu como cualquier otro. El amor como un fantasma cambiante, carente de significado.

La frase "quien dice amar a todos, realmente no ama a nadie" es una verdad irrefutable. Llevar al sentimiento al grado de la limosna (y enseñarlo como verdad absoluta desde la niñez) acarrea, por supuesto, muchas dudas en la psiquis de un individuo.

Claro que el amor
no funciona así, no es gratuito ni automático, pero un ser al que se le ha prometido la felicidad instantánea, que se la ha dicho que no debía haber razón para el amor sino que sería el mismo amor quien se otorgaría el significado por si solo y que aún así ha sido incapaz de encontrar ese reconocimiento que tanto anhela, llegará a la terrible conclusión de que el amor no existe o que el es inferior a otros. sino ¿Porque no lo obtiene?.
Buscará forzar el sentimiento de cualquier manera.

***

Se ha dicho que amar las virtudes no vale, que el amor verdadero es amar los defectos. Pero eso es una basura, un sacrilegio, una vulgaridad. Tan vulgar como la quimera de sentimiento que obtienen bajo esa premisa.

No se aman los defectos, pues defectos tienen todos (en mayor o menor cantidad). Se ama las bondad, la belleza, la honestidad, la determinación, la inteligencia, la capacidad, el humor y todos aquellos dotes que eclipsan todos esos defectos que la persona pueda tener. Son esos dotes y características los que la hacen única e irrepetible entre millones y por lo cual deseamos su compañía.

Quien dice estar a tu lado por tus defectos, te miente. Piensa que bien podría elegir a cualquier otr@ compañer@ bajo esa misma premisa. Defectos hay en todas partes y candidat@s no faltarían. Solo te ama quién te aprecia por tus cualidades y sabe lo vales. El amor es un tributo, no un regalo a quién sea que lo necesite.


***

"El amor no tiene por qué, no es racional, porque los sentimientos no se piensan, se sienten" Claman algunos en su incapacidad por identificar la fuente de lo que "sienten" y dar una explicación del valor de su amor.
Se describe al amor como una batalla entre sentimientos y razón (Como si pudiera haber una cosa sin la otra) "Una batalla entre corazón y cerebro" lo llaman.

Un sentimiento sin razón es un instinto, una reacción automática. Es justo a tal punto al que han querido rebajar al sentimiento.


La realidad es que todo sentimiento tiene su origen y de el depende de su bondad o maldad.


Sentimos odio o rechazo por actos que consideramos malvados, irracionales o anti-éticos. Sentimos admiración y agrado por actos que consideramos valiosos, heroicos o dignos. Sentimos comodidad cuando nos encontramos entre personas con quienes compartimos gustos o aficiones.


El amor tampoco escapa de sus causas. Aunque digas que tu amor está basado en la nada, en un manchón borroso de tu subconsciente, es una de dos: O quieres negarte a la verdadera naturaleza de tu sentimiento o te avergüenzas de admitir su raíz .



De nuevo, retratar el amor sin causa, pintándolo como una caja de cohetes inestables capaz de estallar ante cualquier estimulo y en cualquier momento, es desvirtuarlo, vulgarizarlo. ¿Sería un exceso de romanticismo decir que se le echa bosta por encima y se le pisotea?

"Te amo porque te amo" no es respuesta. ¿Por qué me amas a mi y no a otro podrías preguntar? Si encuentra la razón, ese "algo", entonces ahí tienes tu motivo. Si no encuentra una razón, entonces no te ama. ¿Como puede nacer un amor apasionado por la nada? ¿Cómo puedes sentir pasión por el cero?

¡El corazón le ganó al cerebro!, describen algunos según sus propias experiencias, aquellos momentos en que la pasión, la desesperación, el miedo o la necesidad se apoderaron de su sentido común y les llevo a cometer una estupidez, o una locura. El sentimiento venció a la razón! dicen quienes han cometido un acto llevados por su impulsividad y no tienen manera de justificarlo.

Pero lo cierto es que siempre hubo un motivo, una idea. Ya sea el temor o la necesidad psicológica, el deseo sexual o el capricho, siempre hubo un catalizador para ese sentir. Motivos que a nadie le gusta admitir y que son sepultado bajo la ansiedad de querer amar y ser amado.

Un acto de desesperación, más no de impulsividad, sino fruto de un sentimiento bien identificado, en una situación limite. Eso, eso si es amor.
***

Se dice que el amor "da mala paga", que los que aman "sacrifican" y que "los que más aman pierden"
Si bien el amor no correspondido frustra y duele, no es un pacto entre mendigos de afecto o un compromiso de dar siempre que se reciba. No es una interpretación teatral con dos actores fingiendo por necesidad, ni un mutuo tratado de complicidad en contra de la soledad.
El amor no se cobra por galones, ni por kilos. No porque sea "gratuito" o "desinteresado", como muchos grandes poetas le han retratado -erróneamente a mi juicio- Pues es un sentimiento que se paga y se da el vuelto. Nuestro amor es un homenaje directo del alma, ofrecido a la belleza y las virtudes de la persona que amamos, una ofrenda por la felicidad que nos provoca su compañía, a todo lo hermoso que su persona inspira en nuestra vida.
Su existencia, ese es el motivo, ese es el interés. Nuestro amor, es el pago. Cuando el amor es sincero- incluso si no es correspondido- no hay nada que cobrarle a la otra persona.

El amor no se negocia ni se empeña, ni se exige ni se fía. Muchos han tratado de "amar", motivados por la empatía , la atracción sexual, incluso la soledad y necesidad de compañía. Han iniciado relaciones y han asumido el amor como algo espontáneo de la naturaleza, algo que podían sembrar y cosechar. Al fracasar han gritado al mundo que el amor era un fraude, sin reparar en que, su fallo fue precisamente tratar de falsear el amor.

Pero lo peor de todo es llamarlo un sacrificio. Sacrificar, ¿Es amar renunciar, sufrir o someterse a perjuicio para obtener menos de lo que se da? ¿O es el propio amor la paga por todo esfuerzo, el elixir de cualquier mal?


***
En defensa de los sentimientos, de su verdadera esencia, sinceridad y bondad, el amor debe ser visto como el acto más egoísta del individuo. Egoísta porque al amar siempre elegimos quien consideramos perfecta para nuestra vida, más allá de sus defectos. Egoísta por que elegimos a la persona que nos hace más feliz, no solo por la manera en que nos trata, sino por lo feliz que nos hace con su propia felicidad. Egoísta porque es un sentimiento único, diferente para cada persona que amamos, ya sea amor romántico, fraternal o paternal. Egoísta porque esa persona es especial sobre todas las demás y su felicidad vale más que la de cualquiera. Egoísta porque haríamos lo que fuera por el o ella, ya que sin su existencia no valdría lo mismo la vida.

Amar es admirar y otorgar. Una reacción producto del fiel reflejo de nuestros propios valores. Un aplauso directo desde el alma a esa persona que complementa lo que nos falta y comparte lo que nos hace ser lo que somos. No es una formula mágica ni una ecuación matemática para llenarnos de felicidad, virtud y sentirnos completos. Amor es el nombre que ponemos a todos esos sentimientos cuando los provoca una persona.

Firma
: Las cosas verdaderas, para disfrutarlas, hay que merecerlas.

Lo que damos, para que valga, debe nacer de un motivo.




El amor puede llevar a la locura, puede llevarse entre locura y puede llevarnos a hacer locuras. Pero no es producto de locura, no cuando se ama de verdad.


Ayn Rand habló sobre el amor también:

1 comentario:

  1. El amor es el tesoro más grande que podemos ofrecer a la parsona que admiramos, la persona que es capaz de devolver el mismo sentimiento, el amor no es la moneda que le lanzamos a los mendigos de la calle para ofrecerles nuestra lastima.

    No se puede amar a quien noy motivos de ello, el amor no se da porque siemplemente queremos amar por mero capricho, un mendigo de amor son todos aquellos que dicen amar sin motivos.

    se ama el espiritu, se ama la grandeza, se ama el deseo de vivir, se ama la persona que representa el propio reflejo de tu propia estima.

    no se debe regalar el amor, estarias regalando tu alma, quien eres y estarias dando a entender que tienes tu espiritu corrompido por la propia mediocridad de tu ser.

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog