Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

lunes, 1 de agosto de 2011

¿Un Líder Para Sudamérica?



Si hay algo que siempre han tenido en común los países de la zona sur del "nuevo continente" han sido el tipo de gobiernos que los han regido.

Está época de discursos populistas en América, de descontento general, de dudas, de las mismas propuestas de unidad que desde los tiempos de la "independencia" se han venido promulgando y de la tendencia de los gobernantes de reciclar doctrinas obsoletas que ya han fracasado en el esto del mundo, no es más que un "Deja Vu", nada nuevo. Nos hace pensar en lo poco que hemos avanzado y en lo que estamos fallando como sociedad.

Desde sociólogos, economistas, poetas, hasta filósofos del café por la tarde, han dado las mil y una hipótesis acerca del por qué del retraso Sudamericano. Algunos especulan sobre la inmadurez política dada la juventud de nuestra civilización, otros llevan 4 siglos culpando a fantasmas de Españoles, Italianos y portugueses de los fracasos de hoy en día. Otros señalan hacía el norte y hablan de la capacidad y progreso de algunos como impedimento para el progreso de otros. Los más osados han hecho auto-crítica...

Al ciudadano le venden la idea- Y este la compra a un precio demasiado caro- de que la solución a todos los problemas es el nombramiento de un líder, un caudillo, un mesías, alguien que sepa mejor que nosotros lo que realmente nos conviene y que lo ponga en práctica.

Gobiernos elegidos y auto-elegidos se han encargado de recibir de buen gusto - o de arrebatar por las malas - el volante de las vidas de miles, para llevarlos por rumbos de ruina y miseria. Pero más atemorizante que la inmoralidad de los buitres sedientos de poder y control, es el terrible complejo de esclavo que tiene una gran mayoría de los latinos. Es irónico que los herederos de estas tierras donde tanto se lucho por la libertad, luchen ahora por llevar grilletes. Grilletes más pesados que los que llevaron los esclavos de las colonias y una esclavitud más denigrante que la física: La mental.

Nuestros lideres han cultivado la ignorancia y han cosechado ingenuidad y obediencia ciega. Han consentido al flojo de acción y pensamiento, creando parásitos incapaces pero fieles y dependientes. Han ofrecido la estafa en papel regalo y la hemos dado a cambio de nuestra capacidad crítica y nuestra total complicidad.



“El individuo no sabe lo que quiere” “el pueblo necesita un gobierno que le de" “ El estado debe garantizar tu vivienda” “El presidente debe administrar el dinero de todos" “Es el gobierno quien debe erradicar nuestros problemas”

En nuestro pasado, cuando la mayoría ha estado de acuerdo con esas premisas, han mandado los más corruptos, disfrutando del permiso de las masas y encantados de que, la gente en vez de protestar por su exceso de poder, le han pedido más intervenciones.

Cuando la mayoría no ha estado de acuerdo, ha sucedido igual.

Y es que la libertad es un derecho que ha brillado por su ausencia en estas tierras, y solo se ha disfrutado por cortos periodos. Ya se porque se ha otorgado a conciencia (O en inconciencia, que sería un termino más adecuado para este contexto) o porque se nos ha arrebatado por las malas.

Algunos en nombre de todos se han apropiado del derecho humano por excelencia y lo han hecho añicos. Han proclamado la dependencia al estado como el método más viable hacia la "independencia" definitiva. ¿La independencia de que o quién? solo ellos sabrán, pero los resultados de su camino a la libertad, mediante la supresión de libertades, ya se han visto a lo largo de la historia, y en nuestra realidad actual.

Gobiernos estatistas, dictaduras disimuladas, presidentes que se hacen llamar pueblo, pero sobre todo, reinante ignorancia de unos y miedo del otros. Miedo a un sistema desarrollado para que el colectivo devore al individuo. Miedo del ambiente de rencor y violencia que han caracterizado nuestras épocas, digno de una batalla entre hienas por el cadáver de una bestia putrefacta.

En esta época moderna, donde se habla de democracia y de "gobierno del pueblo", la gente se encuentra en un laberinto de ratones con diferentes vías que dan a la misma salida. O mejor dicho, que no llevan a ningún lado.

Nos dan a "elegir" el entregar nuestras vidas a las manos del "menos malo". Nos dicen: Ciudadano, usted puede "elegir" entre entre la bosta con menos moscas o la que tiene menos gusanos, pero eso si, no puede dejar de elegir. Tu vida será controladas de cualquier manera, porque así está definido el sistema, y debes estar contento con las migajas que te caigan a cambio de tu libertad.

Sin embargo, el problema no es trato tan descarado que nos proponen, sino la cantidad de gente dispuesta a aceptarlo. El problema no es quién se proclama amo de nuestros destinos, sino aquellos que lo aplauden ansiosos porque empiece a ejercer ese poder.

El problema son todos quienes han caído en la charlatanería de la más rancia derecha y la más podrida de las izquierdas. Esa tendencia a renunciar al mando de su propio futuro, de otorgar sus vidas a cambio de favores de gobiernos que han fomentado la dependencia y la ineptitud y que se han elevado entre parásitos de acción y pensamiento. El problema es que el latinoamericano no está consciente de que EL y solo EL es dueño de su futuro, y nadie más.

Ni sus dirigentes, ni sus vecinos, ni yo que escribo esté artículo. Nadie es dueño del futuro de otro. ¿Que esperas que suceda con tu destino si tu mismo huyes a la responsabilidad de forjarlo? El precio por renunciar a tu capacidad de elección te ha llevado al sitio que otros han elegido por ti ¿Por qué estás descontento con el resultado, si era justo lo que querías?

Lo mereces.

No hay justificación en el mundo, ni causa moral alguna para entregar tu libertad. La basura estatista, lleve la bandera que lleve, seguirá siendo la vía más rápida hacia el atraso de estas naciones. Empezando por que quién prometa resolverte la vida de forma "desinteresada" y te diga que es deber de otros pensar por ti, no puede ser honesto JAMÁS.

América necesita lideres, si. Necesita que todos sus hijos sean lideres. Lideres de sus propias vidas, de sus propios pensamientos y acciones. Que dejen la inocencia o la flojera y se hagan capitanes de su propio rumbo en vez de sentarse a esperar a que otros piensen o hagan por ellos.

Que el Americano comience por tenerse lealtad a si mismo y a sus convicciones, antes de darla a los buitres que lo desean gobernar. Que hagan caso omiso a la doctrina del racismo y la xenophobia y todo pensamiento diseñado para enaltecer y manipular al ignorante. Entender de una vez que el verdadero patriota no lo es por herencia, ni por obra de fronteras, sino es aquel que honra al país al que llega a base de trabajo, honestidad y respeto.

Que ondear banderas y gritar los himnos no vale nada si con tus actos contribuyes a la destrucción de tu país. Que no se trata de preguntar ¿Que puede hacer mi país por mi? Sino ¿Que puedo hacer yo por mi mismo?

Que cuando venga alguien a ofrecerte derechos que no existen a cambio de miseria mental y material, lo correcto es ignorarlo y señalarlo como el fraude inmoral que es. Fraude para la vida y para la virtud del ser humano pensante.

América necesita una juventud que entienda que decir "No me gusta la política, no me meto en ella" significa "Se que hay personas que se sientan a planear mi vida por mi y a decidir mi presente y futuro sin consultarme, pero les doy mi consentimiento". Que el fin no justifica los medios, sino son los medios los que dan significado al fin, y que no hay política que valga si entra por medio de la violencia, el robo, la manipulación o el irrespeto de nuestros derechos humanos.

Es decir, el Americano debe entender que un continente de ciudadanos sin ideas, sin convicción y sin iniciativa esta a merced de cualquier buitre colectivista - porque ahí reside la estrategia de nuestros gobiernos: forjar una buena cantidad de parásitos (Burócratas, o gente que espera que le regalen algo que deberían estar ganándose) cuya dependencia los mantenga al poder - En cambio, individuos inteligentes, con su rumbo definido y conocedores de sus verdaderos derechos y deberes, elegirán mucho más sabiamente a sus representantes.


Firma: Nos quejamos de que otros tienen la culpa de nuestros problemas. Esperamos que otros los resuelvan. Justificamos nuestros errores comparándonos con otros y nos limitamos a hacer y pensar lo que otros nos dictan.
En la tierra de los otros, nadie es el que reina.




"La conformidad es carcelera de la libertad y enemiga del crecimiento
Te Quiero a TI
Para que pienses por ti mismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog