Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

miércoles, 5 de octubre de 2011

La Protesta Sin Bases




Decía Bobby Kennedy, que el derecho de expresarnos y comunicar nuestras ideas era aquello que nos diferenciaba de las bestias salvajes. Es así. La libertad de expresión debe usarse y defenderse a toda costa, tanto el derecho a pronunciar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y emociones como nuestro derecho a reclamar ante una injusticia, a condenar la violación de nuestra integridad o la de otras personas. Nuestro derecho a exigir respeto y a criticar aquello con lo que no estamos de acuerdo.

Sin embargo, con cada libertad viene también su consecuente responsabilidad. Somos dueños de lo que decimos y responsables de los resultados que cosechan nuestras palabras. La misma libertad que tenemos para emitir nuestro mensaje la tiene el receptor para devolvernos su réplica.

Aquello que expresamos es muy importante, pues refleja nuestro nivel de instrucción, nuestra cultura, nuestras incógnitas y preocupaciones, nuestros deseos y aspiraciones.: Aquello de lo que estamos hechos, nuestra moral y luces.

Haciendo ejercicio de mi libertad y asumiendo la responsabilidad por cada palabra, he escrito esta vez - como muchas otras veces - con motivo de réplica. ¿Contra que o contra quién?: Contra una tendencia más que reprochable, la de criticar sin bases.


A través de los tiempos se ha usado el don del habla para emitir verdaderas demostraciones de ignorancia, atentar contra la moral y enunciar las barbaridades más espantosas. Pero, a mi juicio, el peor pecado, la mayor traición para con nuestro sagrado derecho, es el de pronunciar o defender ideas que realmente no comprendemos.

Hay quienes sueltan palabras al viento sin medir su valor, apartando la razón a un lado y dejándose llevar por emociones indefinidas o caprichos del momento, restando importancia a lo que dicen y sin saber por qué lo dicen.

Y no me refiero únicamente al ignorante que habla sin conocer ostentando conocimientos que no posee, ni al acomplejado guasón que disfruta de descalificar y degradar a otros para obtener un falso sentido de superioridad.

Hablo de algo más preocupante. De personas o grupos de personas, tanto anónimos como populares, que se presentan como "críticos" o progresistas con la pretensión de defender y promover ideales que -muchas veces- ni comprenden, logrando así solo escupir y degradar las premisas de dichas ideas.


El modus operandi de estos llamados "vanguardistas" es hacer critica destructiva. Rechazar y satanizar todo aquello que no les guste, en busca de la empatía de otros que compartan su mismo desprecio. "Escritores", personajes mediáticos, grupos de jovenes que convocan a otros jovenes....Muchos actuan de esta manera, este crimen que es blasfemar en contra del pensamiento crítico, el crimen de rebajar el mundo de las ideas al de los caprichos, a veces, con descaro, presentando ideas confusas para esconder lo que realmente quieren expresar.

Quienes felizmente aceptan cualquier idea, por más básica, infantil o incoherente que sea, mientras no les haga pensar mucho ni les lleve la contraria, no notan la diferencia entre esa tendencia de hablar sin decir nada y lo que realmente es un pensamiento crítico y de como se debe plantear una protesta para que tu idea tenga algún valor.

Ellos, esos a quienes les reconforta no tener que mover el pasticho ideológico que conforma su psiquis, que parecieran sufrir complejo de loro al repetir y repetir conceptos sin analizarlos, esos, son culpables de propagar el virus de la ignorancia.
Ofende, a cualquiera con una mentalidad racional, que se usen las vías para propagar conocimientos y verdad, como una cloaca para difundir la estupidez y la flojera de pensamiento. Ya sea por el placer de degradar u ofender o como vía de desahogo, protestar sin bases, sin norte alguno, es una reprochable práctica.




La convocatoria de "los indignados" en España fue un movimiento que durante días reunió a miles de jóvenes quienes protestaron contra su gobierno y el decadente sistema estatista-mercantilista reinante en muchos países Europeos. Sin embargo, las ideas expresadas fueron más bien pocas. Más allá de pedir libertad y rechazar la dependencia a dicho sistema, exigieron al gobierno soluciones, sin reparar en que, cuando hablamos de soluciones gubernamentales, hablamos de más controles.



Actualmente hay, tanto en nuestro país como en todo el mundo, una serie de movimientos de protesta (Algunos pacíficos, otros no tanto) en contra del sistema. Las maneras son similares. Hacen convocatorias, se reúnen y gritan al mundo todo aquello que no les gusta. Además, como sucede en Venezuela, muchos de estos protestantes suelen ensañarse también con la atmósfera y contra vehículos ajenos mediante la quema de cauchos/neumáticos y la tranca de vías públicas para "hacerse notar" - El detalle es que atacan a todos menos a los verdaderos culpables, lo cual, más allá de hacerlos una solución, los transforma en otro problema -



La adrenalina de gritar tu rechazo, liberar las ganas de quejarse y sentirse parte de un movimiento es muy agradable, si, pero hay que ser conscientes y realistas, sin un plan no se va a ninguna parte. Protestar sin proponer es como zarpar al mar sin timón ni vela. Es correr el riesgo de pasar como un alborotador, como alguien que solo disfruta de faltar a las normas sociales y ser parte del disturbio. Criticar por criticar, esa mentalidad del que presume de ideología cuando solo sabe negar o rechazar otras, es una ecuación cuyo resultado es la violencia (verbal o física). Y es que no es lo mismo una crítica destructiva que aquella que viene acompañada de soluciones.

Entrar en batalla por las ideas, si una idea, es un absurdo. La juventud debe comprender que no es suficiente el rechazar algo, sino explicar porque se rechaza, que más importante que lo que dices es tener bases para argumentar por qué lo dices. Necesitan aprender a diferenciar a un pensador racional de un charlatan y sobre todo, aprender a defender sus ideas de forma coherente.



¿Qué es la mentalidad crítica?

Tener mentalidad crítica se trata de cuestionar y opinar con bases. No solo ser alguien con ganas de degradar sin explicar por qué. No se trata solo de protestar, sino de proponer. No se trata de motivar al mundo a actuar, sino de actuar y dejar el camino. Se trata de no aceptar cualquier idea, por muy difundida que sea, comprendiendo que la veracidad de una premisa se encuentra en su puesta en práctica y no en la cantidad de personas que la defiendan -Pues la moralidad no está atada a la colectividad, por más que quieran hacernos aceptar esa premisa.

Vivimos un mundo repleto de injusticias, de derechos violados, de vidas irrespetadas, de inmorales y amorales. Sufrimos la aceptación global de la mentalidad conformista y la imposición de dogmas. Es cierto, hay muchas cosas que decir al respecto, hay mucho que hacer, pero antes de actuar hay que comprender, pues actuar sin pensar no lleva a ningún lado.


No basta con decir las cosas, hay que entenderlas y saber explicarlas con bases. La calidad de tus ideas depende, no de la insistencia o intensidad con que las expresas, sino de su claridad. Criticar decisiones personales, exigir derechos que no existen, atacar verbalmente solo por rencor e intolerancia...no nos aleja mucho de la irracionalidad animal.


Firma: Quién critica sin argumentos solo demuestra ser influenciable e ignorante.

...Y una frase de Ayn Rand:
"Las ideas sólo pueden ser combatidas por medio de mejores ideas. La batalla consiste no en oponer, sino en exponer; no en revelar, sino en refutar; no en evadir, sino en proclamar con valentía una alternativa completa, coherente y radical"

3 comentarios:

  1. Más cierto, imposible.

    Siempre he estado en contra de protestas absurdas y sin norte, sólo por hacerse gritar y que no consiguen ningún objetivo específico. Así como del vandalismo injustificado y de la "guarimba". Estos sólo hacen quedar mal y desacreditan a quienes protestan, dándole "la razón" a los del bando contrario.

    Protestar es un acto voluntario, de consenso, dirigido por la misma comunidad con el motivo de no sólo hacerse escuchar, si no de luchar por un objetivo común. Ejemplos de protestas efectivas--se acaban de ver en Egipto, la cual desembocó en la salida de Mubarak, y el Lybia, que terminó con la salida de Gadhafi.

    Cuando se protesta sabiendo lo que se protesta, los resultados son eficaces. Del resto, es mucho ruido y pocas nueces.

    Excelente artículo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy descubro tu blog y luego de un par de artículos ganaste un nuevo seguidor.

    Te sigo leyendo.

    Respetos.

    ResponderEliminar
  3. Tu espacio es excelente; lo leo y releo sin descanso. Comparto muchas de tus ideas, pero me permito comentar ahora en este post porque creo que lo amerita..

    En el caso de este pequeño artículo me hace ruido este tema que traes a colación de los Indignados... cierto que es o fue un movimiento demasiado heterogéneo, un alboroto más que una propuesta de ideas concretas..

    En primera, no estoy demasiado interiorizado con el asunto, dado que vivo al otro lado de los mares, pero sí se me ocurre que todo esto deja algo: son muchísimas personas (con contextos y bagajes diferentes, es cierto) que se hartaron de ciertas prácticas comunes y avaladas por los dueños del mundo y por las políticas que surgen como consecuencia...

    lo normal en estos sentidos se me ocurre que es decir, ante tanto aturdimiento, ante tanta irresponsabilidad y ante tanta injusticia, tal vez decir: "BASTA!"... pero no debería ser lo único.

    Como todos los eventos que suceden, suelen dejar enseñanzas para quien lo sepa ver... la protesta por la protesta misma no es el camino sino como dices, el hecho de sacar algo útil para el diagnóstico de determinada situación social politica o económica.

    A veces, la aparente complejidad de las cosas hace caer todo en saco roto; como que terminamos siempre en la protesta dominical, para luego volver a lo cotidiano (y lo único que hacemos es molestar o pisotear los derechos de los demás que no están de acuerdo con estas medidas)... creo que de todas maneras, este tipo de situaciones crea nuevos lazos, pensamientos inspiradores y un futuro ligeramente distinto si conduce a replanteamientos profundos de nuestra sociedad. No digo profundos, digo súper radicales, inherentes al sistema económico imperante y las vías por las que se edificó y se edifica la sociedad actual..

    Soy de esos que piensan que al decir que algo es "complejo", no es sinónimo de abandonarse al misterio de esa complejidad, sino ahondarse en sus aguas. Justamente, eso es lo que tu blog hace en quienes te leemos.

    Vaya un saludo desde Argentina!

    ResponderEliminar

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog