Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

lunes, 16 de julio de 2012

Actuando Por Interés


Las palabras son poderosas, pues son vehículos de ideas, y estas, vehículos de nuestra mente. El mal uso de las palabras siempre me ha molestado, pues sucede que se transportan las ideas equivocadas, y a menudo sucede que la gente dice ciertas cosas, pero en el fondo pretende comunicar otras. Creo que la gente debe asumir claramente aquello que en verdad piensa.

*****





Se dice que alguien actua ''por interés'' cuando sus acciones parecen ir destinadas a la busqueda del beneficio personal, es decir, cuando actua egoistamente.  En nuestra sociedad - al menos en el dialecto común - esta afirmación tiene un tinte peyorativo, es una acusación ética, filosófica diría también, de que el individuo en cuestión carece de interés por el bienestar ajeno, e incluso, que es capaz de atacar directamente los intereses de otros, llegando a afectar su felicidad o su vida misma, con tal de perseguir determiandos fines.

Es la lucha entre el egoísmo y el altruismo, marcada obviamente por le ética Kantiana del deber por encima del placer personal, es decir, que lo moral debe ser ajeno a los fines propios, individuales. Bajo esta perspectiva el egoísmo es una forma de sacrificio de los demás, siendo el altruismo una obligación moral.

¿Qué tiene de cierto todo esto? ¿Cómo definiriamos entonces ''actuar desinteresadamente''? Hoy en Kuaguros vengo a analizar esta peculiar creencia, y toda la corriente de ideas que hay detrás de ella.

Ciertamente pretendo demostrar que solo existe una forma de acción desinteresada, y que no puede ser considerada, de ninguna forma, una vía moral. Más aún, pretendo demostrar que todo aquello que consideramos moral, es, de hecho, una acción destinada al interés personal y al beneficio egoísta.


*****
(La falacia de) Las dos vías:


 La ética altruista nos ofrece solo dos vías posibles: La del sacrificio personal, o la del sacrificio ajeno.



El altruismo nos dice que lo correcto, moralmente, es actuar siempre en pro de los demás, procurando contribuír al bienestar ajeno, aun a costa del bienestar propio. Según el altruista, la otra alternativa, la inmoral, es la acción en pro del beneficio personal, a costa del beneficio del prójimo.

No hay otro camino, nos dicen, es lo uno o lo otro, el egoísta siempre buscara el sacrificio ajeno, el altruista, se sacrifica en pro de los demás.

Actuar de forma altruista, según filósofos como Kant, representa una lucha constante contra impulsos, deseos que nos llevan a actuar de forma individual, y que debemos reprimir constantemente si queremos ser mejores personas, y lograr al fin una mejor sociedad.

Esta breve definición se encuentra en las cabezas de quienes hablan del ''acto desinteresado''. Pero,
¿Es desinteresado pensar en una mejor condición de vida? ¿Es desinteresado actuar en pro de unos valores propios?

Y la pregunta del millón: ¿Cómo definiriamos a quién espera sin falta el favor como una regla, como una exigencia irrefutable impuesta por la razón misma, o por un Dios omnipotente? ¿No equivale eso a pretender que otros hombres sean medios para nuestros fines, es decir, aquello de lo que se acusa al egoísta?


Acto desinteresado: Todos somos egoístas

Primero, creo necesario demostrar que un acto desinteresado no puede ser moral. En mi entrada sobre '''La Moral y el Libre Albedrío'' expliqué como la elección entre diferentes alternativas es lo que define la moralidad de un individuo, y que alguien que actúa bajo coerción, incluso si actua de forma ''correcta'' -ya sea respetuso o conforme a las leyes - no puede determinarse como ''bueno'' o ''malo''.

Pues bien, a mi modo de ver, solo existe un tipo de acto desinteresado: Aquel llevado a cabo en contra de la voluntad, es decir, obligado, bajo coacción, el de un automata o un títere.

Esto es porque siempre actuamos en pro de nuestros fines personales, con ''interés''. Cada vez que elegimos en nuestra vida lo hacemos de acuerdo a una escala de valores y seleccionar aquello que consideramos bueno, o bello, o correcto, es una acto en pro de la satisfacciónd de esa escala. Los beneficios pueden no ser de índole económica, o placer físico (Como suele afirmarse que es lo que persigue el egoísta) sino la satisfacción del cumplimiento de una idea de justicia, el placer que provoca el goze de alguien a quien apreciamos, el respeto o la admiración ajena, alguna suerte de reconocimiento o la recoprocidad del cariño que sentimos por otros. Todo esto lo podemos obtener, incluso en el acto más dadivoso, de mayor entrega, pues nuestra recompensa es la recompensa del cumplimiento del ideal, de hacer ''lo correcto'', y eso, es una recompensa a nosotros mismos.

Es decir, esto es en el sentido en que siempre que tomemos una decisión en libertad, o sea, de forma voluntaria, lo hacemos ante alternativas diferentes. Elegimos entre hacer o no hacer algo, y aquello que hacemos corresponde a la elección de unas prioridades, unos principios de acuerdo a nuestra escala de valores. Solo si alguien nos obligase a elegir en contra de esas prioridades, sería un acto desinteresado

Nuestros actos siempre corresponden a la satisfacción de nuestros valores, nuestros actos siempre son egoístas, pues, como bien decía Hayek, nuestras escalas de valores son únicas, ''inevitablemente diferentes'', varían por cada individuo y en la mayoría de los casos difieren tanto entre sí, que podrían contradecirse.  El bien común no es más que la coincidencia de ciertos valores individuales en grandes grupos de personas. Gentes que deciden colaborar en la persecución esos valore propios.

''Estos fines comunes no serán fines últimos,  sino medios que las diferentes personas pueden usar con diversos propósitos''...''Sería imposible para una mente abarcar la infinita varierad de las diersas necesidades de las diferentes personas que compiten por los recursos disponibles y asignar un peso definido a cada una''- Dijo Hayek en eñ capítulo 5 de Camino de servidumbre

Para concretar, lo que difiere son las escalas de valores de cada quién. Aquel que tiene como prioridad el bienestar ajeno, actuará siempre en pro de ese deseo egoísta  por satisfacer a los demás. Aquel que tiene como prioridad el respeto por la vida y la libertad de todo ser huamano, podrá actuar siempre en pro de su beneficio personal, pero sin necesidad de afectar la vida o el bienestar de otros (Al menos no directamente, o con alevosía). De modo que así queda desmentida lo que bautizare como la falacia de las dos vías.

De aquel que tiene como prioridad el placer, y solo el placer, ajeno a cualquier norma de convivencia, o a cualquier norma de respeto, decimos que es un Hedonista, o un pragmatista. Es egoísta, pero de una clase irracional, que cree que podemos conseguir la felicidad ajenos a la moral y la ética, ajenos a la filosofía misma. Esta clase de individuos que pretende la busqueda de sus fines sin preguntarse por los medios (El pensamiento tan criticado en Kuaguros, el de que los fines justifican los medios) que ven a los otros seres humanos como peones, como herramientas para su exito personal, y que son capaces de atacar la integridad, física o moral, de otros, son, de hecho, inmorales, pues irrespetan la máxima de que todo hombre es libre, y la coerción ante un hombre libre e inocente es un crímen gravisimo.

Como diría Ayn Rand:  ''El hombre, -cada hombre-, es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros.''

Pero entonces descubrimos que, el altruista, al igual que el hedonistas, pretende la subordinación de todo hombre a los intereses de otros hombres. La diferencia es quizás una suerte de ''giro copernicano'', pero la esencia es la misma. Esperar de los hombres el favor automático es ver en los hombres la calidad de peones, y esto nada tiene que ver con el respeto, o la solidaridad, es un ataque a la voluntariedad de las decisiones, es acusar de inmoral al hombre que decide libremente hacia donde van destinados los frutos de sus acciones.

La idea que se arraiga por medio del altruismo, es la idea de un cupón sobre lo producido por otros hombres, sobre las acciones de los demás, un permiso para exigir sin preguntar ¿De donde surgen las acciones? ¿Gracias a que, o a quién?


El Altruismo contra la acción voluntaria. Los sacrificios en vano.

''Increíble como los deportistas gastan su dinero en ellos, en vez de donarlo al menos la mitad a centros de caridad''

El mayor peligro de la ética altruista es la satanización de todos los objetivos individuales egoístas, ignorando por completo el factor de las escalas de valores y de la libertad individual que trate en parrafos anteriores. El altruista, cuando pide una sociedad de colaboración mutua NO voluntaria, lo que propone es una sociedad de esclavos a la nada, el derroche de sueños y valores en pro de algo indefinido como lo es el ''bien común''. Su idea del respeto es muy correcta, pero no por las razones que ellos dan, pues no se puede lograr una sociedad donde el respeto sea norma, si no existe el respeto por los valores y los fines que cada individuo pueda tener, distintos al del colectivo.

¿Qué tan prospera puede llegar a ser una sociedad donde todos abandonan sus intereses personales, sus ambiciones, sus deseos, en pro de ''otros''? Es más, ¿Quién saldría beneficiado en esta sociedad, si cada quién rechaza sus impulsos, será suficiente la caridad de otros para suplir el vacío que eso representa? Si TODOS sacrifican sus intereses en pro de ''Todos'' realmente nadie sale beneficiado.

Para aclarar confusiones, cuando afirmo que todos somos egoístas, no me niego a las ideas de colaboración o solidaridad, como decía antes, los acuerdos de respeto, comprensión, ayuda y colaboración, nacen como intereses individuales, como nacíó el mismo estado, y por la misma razón por la que cedimos el monopolio de la violencia en pro de nuestra libertad - Qué mejor forma de garantizar el respeto, que siendo respetuoso, que mejor forma de garantizar los propios derechos, que defendiento los ajenos, qué mejor forma de garantizarnos la libre persecución de nuestros fines, que dejando a los demás perseguir los suyos - son decisiones, no solo egoístas, sino también lógicas, y definitivamente, en busca del bienestar propio, y de un estado de tranquilidad y equilibrio en el que vivir en sociedad.

¿Significa esto que nuestros sentimientos, al nacer de una escala de valores, también son egoístas? ¿Es el amor condicionado y egoísta? Si te interesa leer sobre el tema, en esta entrada lo abordo a fondo: En Defensa del Amor.

Firma: Siempre actuamos en pro de nuestros fines, solo actuamos con desinterés, cuando lo hacemos contra nuestra voluntad. Incluso el acto más dadivoso o de entrega personal, es un acto egoísta, pues corresponde a la satisfacción de los valores personales.

El egoísmo no representa solo la satisfacción de los caprichos irracionales de cada quién; el hedonismo corresponde a valores tan egoístas como el propio altruismo, pero la campaña contra el egoísmo es, precisamente, contra la individualidad y libertad de pensamiento. 

Esto no significa que cualquier forma de pensamiento o de acción vale lo mismo, sino todo lo contrario. Significa que, a sabiendas de que toda acción voluntaria es una acción de interés podemos juzgar a fondo la moralidad de cada quién, y de forma verdaderamente correcta, sin quedar en la superficie de las frases pre-fabricadas y los dichos de origen desconocido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog