Aún están a tiempo de ir a otro blog a leer otra cosa.

Voyeurismo Lírico es un polvoriento depósito de ideas al que vengo a divagar desde los quince años. Encontrarás artículos de opinión sobre ética, política y otros temas relacionados con la filosofía, así como también mis incursiones en la prosa poética y otras manifestaciones de la retórica.

Mis escritos son crípticos hasta para Turing y mis pseudoensayos son políticamente incorrectos (dos cualidades que, para colmo del lector, considero sendas virtudes). Las entradas con publicación previa al 2012 son francamente malas, y me avergonzaría de su existencia en la red si no fuera porque me recuerdan que, a pesar de todo, he aprendido a escribir durante estos años.

Bienvenido al blog que nadie lee, del infortunado estudiante de filosofía que tiene ínfulas de escritor pero vive en Venezuela.

sábado, 20 de octubre de 2012

Fe vs Razón - Respondiendo a Popper




¿De qué manera se conecta el hombre con la realidad? ¿De que manera se obtiene conocimiento? ¿Es posible llegar a la verdad? Y de ser así, ¿cómo podemos conseguirlo?

Estas son preguntas que los sabios, intelectuales y filósofos se han hecho a través de los siglos - y que aún se siguen formulando - habiendo infinitas respuestas e infinitos puntos de vista.

¿Está la verdad en las cosas, en la mente, o acaso en alguna figura divina? ¿Es un mundo eidético, como dijo Platón, o se trata de los sentidos y la mente, como afirmó Aristóteles? ¿Es Dios, o es la Razón?

En esta ocasión no vengo formular ni una teoría epistemológica, ni una ontológica -al menos no directamente-. Vengo a hablarles de la lucha Fe contra Razón. Exactamente pretendo responder a un planteamiento de Karl Popper, aquel que habla sobre ''la Fe en la razón''.

Si, pretendo debatirle al señor Popper - Un tipo de actitud que el filósofo austriaco hubiera valorado sin duda. Paso a paso.

Eruditos -y no tan eruditos- de cada época, nos han hablado sobre las virtudes de una y otra. Algunos las han expuesto como un perspectivas totalmente opuestas: ''Cuando hay razón, no hay necesidad de la Fe'', ''la fe es la ausencia de razón''. En fin, una dicotomía. Otros han predicado que puede haber compatibilidad entre ambas. Para algunos, como Popper, simplemente una precede a la otra: ''Sin fe no puede haber razón''

Bien, antes de ponernos a exponer juicios, es decir, de razonar, hay que definir las premisas, en este caso, definir los conceptos de Fe y Razón.

Por supuesto que esta no es labor que deba ser expuesta de forma demasiado vaga, pero dada la circunstancia me tomaré el atrevimiento de ser lo más breve posible, dejando caer aquí los aspectos más relevantes de uno y otro concepto, en sentido que nos sirvan para desarrollar el tema.

La Razón:

La razón, al menos como la concebimos en la modernidad, va ligada al pensamiento cientifico, pero los filósofos han definido diversas maneras de razonar:  de forma ''Inductiva'', ''deductiva'', ''a priori'', ''a posteriori'', ''racionalismo crítico'', ''no crítico'', como la selección de los medios para llegar a un fin, ''el logos'' y un largo número de etceteras, no buscaré definir todas estas, pero si aquello que tienen en común.

La racionalidad es un trabajo de evaluación, siendo la mente el juez máximo. La duda permanente, el cuestionamiento, la crítica, todas estas son cualidades de un pensamiento racional, de una persona racional. De cierta manera, es una postura de mesura y ''humildad'' intelectual, donde se está dispuesto a abandonar las propias ideas ante la evidencia de la equivocación, a su vez que se basa en la confianza que ofrece que la teoría sea juzgada por la realidad de forma exitosa, como suele ocurrir en la ciencia, donde la ''humildad'' desaparece por el orgullo de quien se sabe en lo cierto.

Aún así, la actitud cientifica, al menos, la actitud racional y c rítica, que nos pide permanecer en duda, incluso de las propias ideas, nos indica que debe existir la voluntad de atender a las nuevas ideas, en esa honesta busqueda por la verdad, y en el peor de los casos, de resultar una idea nula, o insustentable, siempre ayudará a reafirmar nuestra postura. ''Quizá esté yo equivocado y tú en lo cierto, quizá con un esfuerzo a la verdad nos acerquemos'' Dijo Popper.

De esto deducimos que las principales caracteristicas de la Razón son la libertad y la voluntad. La libertad de juzgar, de elegir las ideas, la libertad sobre el pensamiento de otros, la libertad de emitir un juicio, de indagar, de averiguar, de cuestionar. Es más, tanto es así, que usar la razón es también un acto de voluntad, pues podemos elegir prescindir de ella.  Ayn Rand dijo al respecto: ''Pensar no es una función automática. En cualquier hora y tema de su vida, el hombre es libre de pensar o de evadir ese esfuerzo''.

Para los defensores de la razón (Entre los que me hayo) ''La característica esencial del hombre es su facultad racional. La mente del hombre es su medio básico de supervivencia, su único medio de adquirir conocimiento'' (Ayn Rand). La razón es la que garantiza el entendimiento entre hombres, y cualquier otro medio deberá llevar sin duda a la violencia.

La Fe:

''La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón''. Leon Tolstoi

Pese todas las virtudes presentadas en favor de la razón, sus enemigos no son pocos. Para algunos, es el misticismo el que triunfa sobre la razón.

Claro que, al igual que las razones, la fe cuenta con multiples interpretaciones. Es usada como sinónimo de ''esperanza'', ''confianza'', incluso como sonónimo de ''convicción'' e ''ideal''

''Una fe: he aquí lo más necesario al hombre. Desgraciado el que no cree en nada'' -Victor Hugo

Es menester dejar en claro que la definición a continuación, en busca de mayor exactitud, nada tiene que ver con los conceptos antes citados, de hecho podría, con algunos argumentos, demostrar que todas esas cualidades pueden ser atribuídas de igual manera a la razón.

También que al definir la Fe podría surgir un concepto no teísta de la misma, pero considero que sería de igual manera compatible, pues sustituir la divina providencia por la ''iluminación'' mística o cualquier elemento de cierta presunción determinista no es algo que cambie el resultado de la operación.

Bien, los defensores de la fe nos hablan sobre desconfiar de los frutos de la razón, sobre la poca fiabilidad en la mente y los sentidos, sobre los errores posibles en la percepción humana y sobre la necesidad de una búsqueda interior , de hacer casos a nuestras ''corazonadas''. A menudo nos dicen que la realidad misma es una ilusión, o, como es el caso de la filosofía Platónica, en Parménides o de algunos católicos: el mundo terrenal en que vivimos, incluso  el cuerpo en que nos hayamos, nos impide alcanzar la verdad, y solo en un ámbito superior podemos encontrarla. ''Es necesaria la fe para encontrar el conocimiento realmente trascendental''.

Es decir: Que hay ámbitos sin duda más allá de la razón y para los que solo la fe puede dar respuesta.

Foto (tomada del cafetín de mi universidad) que nos invita a adoptar una postura de Fe y rechazar la razón.

Cuando la Fe viene en el discurso religioso nos hablan de un Dios, único portador de la verdad, de una confianza ciega, de las virtudes de no cuestionar, de no indagar, de confiar. De lo que ellos llaman: ''oír al corazón'' - que yo defino como: responder solo a nuestras sensaciones, sin preguntarnos por su procedencia. Una actitud caprichosa e irresponsable, donde la presunta falibilidad de nuestros sentidos pareciera funcinar como Ex contradictione quodlibet (ECQ) y nos da libertad de juzgar de manera arbitraria aquello que sentimos o decidimos y sobre-ponerlo a cualquier objetividad posible en la realidad.

Es precisamente en este campo donde la Fe ha sido la herramienta perfecta para la acumulación de poder -Como bien supo definir Nietzsche en su ''Anticristo'' - Porque siempre que el medio para llegar a la ''verdad'', es una confusa maraña de ''revelaciones'' espirituales, habrá alguien que se diga capaz de hacerlo, y que además, se llame a si mismo ''el único'' verdaderamente capaz. En ese sentido, la fe es bastante como la razón oracular, contra la que tanto lucho el mismo Popper.

Y sin embarg curioso que algunos sabios de la religión -en especial la cristiana, que pudo empaparse de los rastros de la filosofía griega- probaron incluso demostrar, mediante la ''ciencia'' y la misma ''razón'' que la fe es superior.

De hecho, para muchos pensadores, la razón cuenta con una serie de ''lagunas'', donde la fe cumple la labor de puente. La fe rellena las carencias de la razón, dirían algunos neo-kantianos.

***

Mi respuesta a Karl Popper.

Una vez definidas Razón y Fe, procedo a responder al argumento de Popper, para quien la razón estaba sustentada por la Fe.

Según la línea de Popper, quienes tenemos tal seguridad en la razón, la tenemos precisamente por una fe en la razón. Esto es, afirmar que la base del pensamiento mismo son las pasiones, pero viendo la pasión como algo indeterminado, cuyo origen es imposible de definir. Es decir, un capricho. Claro que esto es expresado entre una mezcla de miel y algodón, muy poética: Tenemos esperanza en los resultados de la razón.

Yo me niego categóricamente a llamar Fe a la confianza sustentada en la razón.

Lo que hace que confiemos en la ciencia, o en la razón, no es la fe, si entendemos fe como creer en algo cuando careces de todo indicio objetiva para hacerlo. Si creemos en alguna teoría cientifica, por más, digamos, difícil de demostrar empíricamente, es porque hay motivos lógicos que lo avalan. Ya sea cálculos matemáticos, o concordancia con leyes de la física, etc. Independientemente de si se equivoca o no, los motivos que nos hacen confiar en ella son motivos racionales, con la realidad como objeto de estudio y la pretensión de la demostrabilidad.

Incluso si esta confianza fuera un instinto primitivo, como también podríamos objetar, siguiendo el argumento, sería un comportamiento que habríamos adoptado dado el éxito que nos ofreció para sobrevivir, y eso es una razón objetiva, no una intuición metafísica, se trata del ser humano adecuandose a la realidad, según indicios de eficiencia en pro de esa adaptación, no creando parametros a partir de sus caprichos.

Podrías decirse también la Fe como sentimiento, y, al igual que los demás sentimientos, no está sustentada en la razón. Pero los sentimientos si están sustentados en razones. La razón entra en juego forjando nuestra escala de valores, aquellas cosas que aceptamos como importantes o no, como buenas o malas, y llegamos a hacer esa clase de juicios mediante la observación del mundo y también por nuestras relaciones interpersonales -es decir, lo que nos aportan los demás seres humanos- De modo que, aquello por lo que sentimos amor u odio, viene determinado por la razón misma, actuando con nuestro entorno, o con otros seres humanos. Si, la pasión puede motivarnos a actuar, pero las pasiones mismas son consecuencia son de constructos racionales. 

Yendo más allá aún, hablando de la fe como sentimiento, no podríamos decir que sea uno ajeno a la razón.  Y ahí viene mi más dura crítica: Tendríamos que concluir, no que no nace de la razón, sino que es producto de la escala de valores de quien que se ha negado a aceptar lo que dicta la razón, por algún miedo al fracaso, a la responsabilidad, a pensar, a vivir, a morir, o que se yo.

Lo único que le queda a la Fe es ser la alternativa caprichosa, deliberadamente aceptada, o a lo mejor de forma inconsciente, para ignorar las conclusiones de la razón en favor de una serie de deseos insustentables por la realidad misma. Ésta es quizás la elección más inmadura que existe.


Firma: De regalo, la opinión de dos grandes pensadores del siglo XX (Y un video muy ilustrativo)

Carl Sagan, sobre la razón y la religión.

Ayn Rand sobre la razón y el misticismo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los derechos reservados.

Todos los articulos aquí publicados son única y exclusivamente de la autoría de Manuel Gerardi Y tanto estos como el Kuaguro están protegidos bajo derechos de autor.



















Buscar este blog